Across the Universe: Tráiler, Créditos e Información General

Tráiler:

 

06-across-the-universe

Director: Julie Taymor

Producción: Estados Unidos (2007), 133 min.

Sinopsis:

Un grupo de jóvenes y un conjunto de canciones que representan todo lo que fue la década de los sesentas: la revolución de la contracultura, la guerra, los ricos y los pobres, el racismo, la violencia, la esperanza y la psicodelia, atravesado por homenajes a los grandes músicos y un rincón de esperanza en medio del dolor.

FICHA COMPLETA.

Entrevista: “A TRAVÉS DEL UNIVERSO DE LOS BEATLES: JULIE TAYMOR Y LA NOSTALGIA QUE ES SONIDO EN EL MUNDO ENTERO”:

Por: Hortensia Runciman

‘Era un poco jóven para haber sido de las fanáticas originales de Los Beatles’, admite con un poco de verguenza la directora Julie Taymor.
Nadie, por supuesto, supone que la creadora de espectáculos visuales tan impresionantes como los que supo crear en Broadway y en la pantalla grande fuera una adolescente en los primeros años del suceso de los ‘Fab Four’, de modo que la aclaración tiene un tinte de resquemor femenino respecto de la edad que es muy entendible frente al joven cronista que la entrevista.

La Taymor, y si hay verdaderamente una directora merecedora de esta mención sería la innovadora diseñadora, es una persona que exhude algo más que buen gusto artístico en su aspecto. En su caso no se trata de la típica adhesión a la moda de las celebridades californianas, sino de una verdadera aplicación creativa en lo que atañe a sus accesorios y su vestimenta. Casi podría decirse que su cuidadoso estilo es como una suerte de cuñada lejana del famoso eclecticismo de Frida Kahlo, la artista cuya biografía dirigió y que interpretara Salma Hayek.

Para la directora, sin embargo, Los Beatles no son artistas ajenos a su evolución artística y humana.

‘Es simplemente imposible de escaparse a la influencia de Los Beatles en materia de música, de diseño, de muchísimas cosas’, afirma la directora de “Titus”. “La música de mitad del siglo veinte ha sido un rubicón cultural muy importante para todos. Y en el caso de Los Beatles, a diferencia de otros artistas, de participación política.” Esta cuestión, de hecho, nos lleva directamente a la trama de la película ‘Across The Universe’ el nuevo musical que, dirigido por ella, se estrena en todo el país.

Para aquellos bien informados acerca del mundo del espectáculo pudieron haber oído dos versiones acerca de esta cinta. Por un lado, los que vieron el avance lanzado hace más de seis meses por Internet, aplaudido por columnistas influyentes como Anne Thompson de la revista Variety. Por otro lado, un coro de voces negativas se ha levantado para mofarse de la propuesta. “En realidad, era de esperarse”, afirma la Taymor respecto de las críticas a su película. “Todo musical desde ‘Un Americano en Paris’ ha enfrentado el mismo grupo de escépticos. Sería tonto que no admitiese el hecho que las películas cien por ciento cantadas tienen una tarjeta de combate bastante desigual, si no, en su mayoría, muy negativa.”

Pero mientras que cineastas como Woody Allen y James L. Brooks se dan el lujo de un fracaso en ese género, esta no es una opción para otros artistas. Julie Taymor, en ese sentido, no cree que esté copiando influencias de nadie con su estrategia de usar canciones de música pop para hacerlas parte de una comedia musical.

“En realidad, eso eran los musicales originalmente,” dice Julie Taymor, refiriéndose a los musicales de la década del treinta y los cuarenta. “La misma acusación puede haberse hecho contra ‘Cantando bajo la lluvia’ y no es que crea que nadie hubiese hecho esa acusación en esa época. Seguramente se hizo pero no es una objeción que sobrevivió el examen del tiempo.”

Del mismo modo, cree Taymor, ‘Across the Universe’ sobrevivirá las críticas puntillosas.

La película, por su condición de musical, pareciera una producción mucho más ligera que sus películas anteriores. (‘Titus’, una asombrosa alegoría visual en base al clásico de William Shakespeare, y ‘Frida’ una biografía de una vibra de color y de imagen inusitadas). Sin embargo, en cierto modo, explica la directora ‘Across the Universe’ es una película mucho más cercana a su propia experiencia de vida.

‘Basé a los personajes centrales en personas muy cercanas a mí. Lucy, la chica (papel que protagoniza Evan Rachel Wood) está inspirada en mi hermana, que fue una líder muy envuelta en las luchas políticas de esos años, principalmente en contra de la guerra de Vietnam. Y el joven protagonista, Max, (Joe Anderson) está levemente basado en su hermano.

“Mi hermana trabajaba en el Pentágono y su hermano era un activista radical del mismo partido demócrata,” que dejara la universidad cuatro veces para irse a experimentar la llamada ‘contra-cultura’ de esos años, cuyo centro era el barrio de Haight-Ashbury en San Francisco.

Incluso la motivación de su hermano para entrar al ejército (en el caso de su hermano fue rechazado por motivos médicos) es el mismo diálogo del personaje de la película.

‘Across the Universe’ es una película que explota en imagenes e ideas visuales. En ella, la directora da rienda suelta a su famoso sentido de la imaginación, que cautivara a la ‘Gran manzana’ en sus adaptaciones de obras basadas en proyectos de la compañía Disney para el treatro neoyorkino.

“El uso de las canciones de los Beatles fue algo que se dió durante el proceso de desarrollo de la historia. De otro modo hubiese sido un poco alocado pensar en hacer una película con el dinero de producción necesario para comprar esa discografía.” La solución se da cuando Sony entra en conversaciones para hacerse cargo del proyecto. “Naturalmente, cuando supimos que ellos tienen derechos de ese catálogo, se presentó la oportunidad”. Otra aclaración que hace la directora es que “desde ya que no ibamos a usar las grabaciones originales de Los Beatles, eso hubiese sido delirante, hasta para mis propios estándares.”

Respecto de la estrella de ‘Frida’ su directora está más que contenta por su éxito reciente como productora. “Salma es una persona emprendedora, y nunca tuve dudas que lograría todo lo que quisiese, desde dirigir una película hasta ser una gran productora. Creo que los latinos, y los americanos en general, le deben las gracias por el efecto que ‘Ugly Betty’ tiene en nuestra cultura, en terminos de acercarnos unos a otros y facilitar la comprensión de nuestra diversidad cultural.”

La directora está acostumbrada a que su cine no tenga terminos medios. O lo aman o lo odian. Y en su mayoría, muy a pesar de todo, nadie puede obviar el impacto de las imagenes que compone para sus películas.

“El cine te permite ser más ambiciosa visualmente. En el teatro, las soluciones a problemas muy grandes tienen que ser imaginativas porque no tenemos otra alternativa. La libertad del cine, de contar con un buen director de fotografía, y del formato anamórfico son demasiados consentimientos para alguien que disfruta del emplazamiento visual. Sumado a los avances tecnológicos, espero seguir haciendo mi estilo de cine por muchos años más.”

Esta declaración llena de satisfacción a los fanáticos del cine, puesto que no existe otro cineasta con la imaginación visual de Julie Taymor.

Fuente: http://latinoweeklyreview.com/?p=1878 

Análisis y reseña de la película

Si se habla de música, de canciones del siglo XX, es indudable que pronto surgirá el nombre de The Beatles. El cuarteto de Liverpool es probablemente, si no el mejor grupo de música popular, sí el más conocido y el más influyente, no sólo en la propia música popular, sino también en la música de cine y hasta en la música sinfónica más culta. Durante la década corta que grabaron discos y estuvieron en el centro del mundo cultural alcanzaron a rodar dos películas de largometraje –¡Qué noche la de aquel día! (A Hard Day’s Night, 1964) y ¡Socorro! (Help, 1965), ambas dirigidas por Richard Lester-, una película para televisión (Magical Mistery Tour, 1967) y un semidocumental (Let It Be, Michael Lindsay-Hogg, 1970) por el que ganaron un Oscar en 1971, entregado poco después de su separación.

Desde ese momento se especuló con su regreso o su reunión de las más variopintas maneras. Existieron ofertas millonarias para aparecer en programas de televisión, se aireaban acercamientos entre algunos de sus miembros, se intentaban y proponían nuevos proyectos cinematográficos. Esa reunión nunca se produjo. Ni siquiera el asesinato de Lennon en 1980 cesó la insistencia, y se llego a difundir que el cuarteto se reuniría, ocupando Julian Lennon el puesto de su padre.

Ante la imposibilidad de reunir a los componentes para algún proyecto común, productores discográficos y cinematográficos rastreaban la posibilidad de usar al menos su música como banda sonora de películas, construir historia como base para sus canciones (siguiendo el modelo de la película de animación Yellow Submarine, 1967) o conseguir la participación de alguno de sus miembros en películas o apariciones.

   

En esta línea se rodaron All This And World War II (Susan Winslow, 1976), o Sargento Pepper (Sgt Pepper’s Lonely Hearts Club Band, Michael Schultz, 1978) que consistieron básicamente en presentar versiones de canciones de The Beatles según otros intérpretes. Luego alguna película consiguió hacer concurrir a más de uno de los miembros en su reparto: Harrison y Ringo en Loca juerga tropical (Water, Dick Clement, 1985); McCartney y Ringo en un extraño “falso documental” producido por el propio McCartney: Give My Regards to Broad Street (Peter Webb, 1984) Pero ninguno de los intentos mencionados pasaron de experimentos con mejor o peor fortuna y gozaron de un éxito moderado. Además utilizar las canciones de los Beatles siempre suponía una dificultad añadida por la batalla legal sobre los derechos de las canciones originales y las versiones, en propiedad diseminada entre los miembros del cuarteto, sus herederos y Michael Jackson.

Así las cosas, el rápido y aplastante éxito del musical Mamma Mia en 2001, usando canciones de Abba, recuperó la idea de hacer un musical utilizando de soporte canciones de The Beatles. El primer paso se dio gracias a la amistad de George Harrison con Guy Laliberte, director del Circo del Sol. De esa relación y del interés de The Beatles por el teatro surge Love, un espectáculo musical estrenado en Las Vegas en 2006, con un complejo montaje sonoro y restauración de temas originales de The Beatles, del que se encargo Sir George Martin y su hijo Giles.

Aprovechando el acercamiento de posiciones producido en los herederos del grupo (Ringo, Paul, Yoko Ono y Olivia Harrison), el empeño de Julie Taymor (entonces ya directora de cierto renombre en musicales en Broadway), lograría llevar a cine en 2007 el que puede ser considerado el primer musical en sentido estricto con canciones del cuarteto de Liverpool.

Taymor se entrevisto con las cuatro partes juntas y por separado, y tuvo que mantener las comunicaciones abiertas constantemente con McCartney y Yoko, durante todo el proceso de elaboración.

En principio, la directora partiría de una selección de unas cien canciones, dispuesta a utilizar todas. Tuvo, lógicamente, que ir recortando hasta quedarse con las 30 que finalmente se oyen en la película, aunque muchas de ellas no por completo. La idea que ilustraría con las canciones quería ser un recorrido por los movimientos sociales y culturales de los años sesenta, básicamente en Estados Unidos, a través de los ojos de varias parejas. Para captar ese espíritu Julie Taymor echaría mano en la fotografía de Bruno Delbonnel (reconocido director de fotografía de Amelie (2001), que después se ocuparía de cinematografiar algún Harry Potter) El director de fotografía francés doto a la película de una atmosfera de colores brillantes y muy definidos, y de gran variedad de ambientes y luminosidades, acordes con los momentos o con la canción.

Taymor trazó las líneas básicas de la historia, fue buscando acomodo para las distintas canciones, puso nombre (todos con ecos Beatles) a los protagonistas, facilitó los cameos de Bono, Salma Hayek y Joe Cocker, pero cedería el peso del guión a Dick Clement y Ian La Frenais, hombres de cine y del mundo cultural inglés y americano desde los años sesenta, conocedores por tanto de la época que trata la película, amigos de Harrison y Ringo, y antiguos colaboradores en la ya citada Water. Nada pues quedó al azar.

El resultado es una película potente, muy atractiva visualmente, aunque irregular y quizá demasiado ambiciosa, demasiado densa, queriendo abarcar todos los aspectos de la época que retrata, y excesivamente plagada de referencias culturales, estéticas, “poperas”, cinematográficas y, sobre todo, “beatlemaníacas”. Los guiños al mundo pop y al mundo cultural se concentran sobre todo en los años sesenta, pero las referencias cinematográficas, probablemente a directores o historias del gusto de Taymor, abarcan más épocas y direcciones. Las canciones son interpretadas por los actores, (no por cantantes profesionales como en otras ocasiones), y aún sacadas de contexto, utilizadas con otra finalidad distinta a la que fueron concebidas, o cambiadas en la mirada amorosa, siguen mostrando una calidad a prueba del paso del tiempo y las versiones; siguen mostrando la altísima calidad de composición que mantuvieron The Beatles a lo largo de todo su trabajo.

La historia por la que fluyen todas esas referencias culturales y donde se incrustan las canciones que en la mayor parte de los casos colaboran en el avance de la trama, es básicamente una historia de amor y de búsqueda. La película se abre con una interpretación por parte del protagonista masculino, Jim Sturgess, prácticamente “a capella” de Girl, que queda perfecta como enunciación del comienzo de la historia. De hecho, el arranque es la parte que mejor empuje y encaje tiene de toda la película. Con una asombrosa ambientación lumínica que se va adaptando a cada número, se suceden con muchísimo sentido Girl (que funde con Helter Skelter, en un homenaje al video de Penny Lane), Hold Me Tight, All My Loving (que enlaza con la anterior y sirve como evocación del Liverpool de callejones de paredes de ladrillos pardos), I Wanna Hold Your Hand (en una atrevida versión de T.V. Carpio, en tono de balada, como canto de amor de mujer a mujer), With A Little Help From My Friends (que recoge una referencia a la versión que hizo Joe Coker en 1969), It Won’t Be Long y I’ve Just Seen A Face. A partir de ahí, con el viaje a Nueva York de los protagonistas, la película pierde un poco de impulso, sobre todo cuando Taymor introduce con calzador, para reflejar tendencias culturales, algunas canciones, que, en realidad no contribuyen al desarrollo de la historia. Eso dificulta el despegue final de la película hacia su desenlace, que tarda en levantar el vuelo hasta alcanzar nuevamente la intensidad y el buen encaje de las canciones del arranque.

Las canciones con contenido excesivamente simbólico, o con una carga de referencias que tuvieron sentido en los años sesenta, pero cuyo significado está ahora demasiado desdibujado, tienen difícil encaje y desarrollo en una en una historia estructurada y dramatizada. Sin embargo Taymor las incluye y las utiliza, echando mano de fundido encadenado, para describir la lucha por los derechos civiles, la guerra de Vietnam y los conflictos sociales que originó, el movimiento hippie, la psicodelia… Es probable que el contexto en el que se inscribe las historias de los protagonistas hubiera bastado para reflejar todas esas propuestas. Pero la directora no se conforma con eso, hace gala de falta de concreción, y algunas canciones se presentan casi como excursos en la historia y en la estética general de la película. Con ellas no se avanza en la trama ni se contribuye al desarrollo de los personajes y el conjunto se resiente. Este quizá sea el punto más objetable de la película. Así, todo la secuencia psicodélica del viaje en autobús con el Dr. Robert, con la canción (interpretada por Bono) I Am The Warlus, seguida del Being For Benefit of Mr. Kite, y concluida con Because (por muy espléndida que sea la versión) podía haber sido suprimida sin más. Lo mismo cabría decir de Strawberry Fields Forever (utilizada además con un sentido bastante opuesto al original), o el tema que da nombre a la película, Across The Universe. Todo lo que se muestra en esas canciones podría haber sido expuesto con una breve sucesión de fundidos encadenados, bajo los acordes de guitarra de alguno de los temas elegidos, del mismo modo que más adelante se hace de manera esplendida con una estupenda versión a guitarra de A Day in The Life. Claro que puede que Taymor no solo quisiera mostrar todo esa información, sino también utilizar esas canciones. A partir de ahí, sin embargo, la película va concluyendo con un uso nuevamente brillante y certero de temas como Revolution, Helter Skelter, y el ya citado A Day In The Life, que culmina con la secuencia del inicio (la de Girl en la playa) cerrando la historia contada en flashback y preparando el desenlace. Hey Jude, Don’t Let Me Down o el potente final feliz donde el amor triunfa bajo los sones de All You Need is Love, en una secuencia de una evidente referencia a Let It Be, cierran magníficamente la película.

A pesar de las objeciones expuestas, Across The Universe es una buena película, de muy buena factura estética, muy pensada y trabajada, que merece la pena ser vista y revisitada. En primer lugar por su banda sonora, muy bien interpretada y muy bien imbrincada en general en la trama. El trabajo actoral resulta muy ajustado y el reparto se desenvuelve bastante bien con las canciones, aunque quizá se abuse demasiado de la versión lenta y casi “a capella”, agotando un recurso que resulta muy eficaz. La historia interesa y conmueve y junto con el trabajo de ambientación e iluminación atrapa al espectador bajo su fuerza. La labor de fotografía e iluminación es de la más acertada del metraje. Los colores y la iluminación evolucionan con la historia, pasando de una fotografía acentuadamente realista a la potente luminosidad de la psicodelia, para volver lentamente a esa fotografía realista y seca. Toda la película tiene el brillo etéreo que envuelve las fábulas, pero cada número musical posee su propio tono, su propia atmosfera, sin perder su adecuación al cuerpo del film (salvo quizá el Being For Benefit Of Mr. Kite, número definitivamente ridículo y mal resuelto) Todo ello dota al film de momentos de innegable potencia visual y musical.

De hecho, al término de un pase privado, Ringo, Yoko, Paul y Olivia Harrison quedaron encantados con el film. Es más, según cuenta Taymor, ella estaba sentada al lado de Paul McCartney, nerviosísima por lo que el pudiera decirle. Al final cuando le preguntó, McCartney se lanzó a cantarle All My Loving, mostrando su satisfacción con el resultado del proyecto, y dejando encantada a la directora.

Mención aparte merecen las referencias. Es el otro aspecto en que la película resulta excesiva. Todo el metraje está plagado de guiños a canciones de The Beatles y su entorno, empezando por los nombres de todos los protagonistas (Jude, Prudence, Jojo, etc…) o frases de canciones introducidas en los diálogos (“when I´m sixtyfour”; “she came into the bathroom window”). Pero no paran en el entorno Beatle. Hay referencias culturales, musicales, artísticas, históricas y cinematográficas. Tantas, que se ha convertido en una especie de divertimento su búsqueda e identificación. Existen por toda la Web listados de referencias culturales, musicales y beatlesmaníacas. No tanto sobre referencias cinematográficas. Por esta razón se mencionaran aquí las cinematográficas, y se remite la búsqueda de otros guiños a las mencionadas listas: el número del reclutamiento de Max con el I Want You remite al del reclutamiento en Hair (Milos Forman, 1979), película también recordada por la quema de la cartilla de reclutamiento; durante la ejecución del I’ve Just Seen A Face en la bolera, hay una clara referencia a El gran Lebowski (The Big Leboswki, Joel Coen, 1998), Max cantando Hey Jude a un espejo traslúcido remite directamente al Little Boy Blue de Corazonada (One From The Heart, Francis Coppola, 1982); Max convertido en un taxista con problemas de sueño por la guerra de Vietnam es un trasunto del Robert de Niro de Taxi Driver (Martin Scorsese, 1975), las secuencias oníricas de la guerra recuerdan a El muro (Pink Floyd The Wall, Alan Parker, 1982)…

Como curiosidad final cabría mencionar que al término del rodaje, el productor y director Joe Roth (Noche y día, Knight and Day, 2010), aconsejó, propuso, y de hecho realizó, un nuevo montaje de la película. Taymor, que tenía firmado el derecho al montaje final, no lo acepto. Y no paró ahí. Hizo firmar al estudio que el montaje de Roth sería destruido, no aparecería ni en publicidad, y ni siquiera en las ediciones en dvd. Tal vez le hubiera convenido a Taymor ser un poco menos autosuficiente, porque probablemente Joe Roth habría sugerido a la directora la supresión de algunos números de los mencionados (la secuencia psicodélica completa), y que aligerara la parte más espesa de la historia a favor de la evolución de la pareja protagonista. De haber sido así esos números podrían haberse convertido en unos extras estupendos en la edición dvd, presentado el cameo de Bono como Dr. Robert y de Eddie Izzard como Mr Kite y se recorrieran las escenas mostrando todos los guiños introducidos en las tres canciones, desde el autobús de Magical Mistery Tour, hasta el “Yes” del sombrero de Bono, pasando por los “bluedies” de Yellow submarine, para terminar con la recuperación bajo el agua de la foto que Annie Leibovitz tomó de Lennon y Yoko, mostrada mientaras suena Because.

La edición en dvd y blu-ray no difieren en contenidos: comentarios de la directora, unos documentales del rodaje y la época, y escenas eliminadas. Canciones subtituladas. La banda sonora está editada en cd, y es muy recomendable. All My Loving, I Wanna Hold Your Hand, Something, o Helter Skelter, muestran un alto nivel de ejecución por parte del reparto, cantantes no profesionales. En esta línea se echa en falta la estupenda versión que aparecía en la película de If I Fell, a cargo de Evan Rachel Wood. Tampoco aparece, comprensiblemente, el Being For Benefit of Mr Kite. Otras versiones no añaden nada nuevo al tema, y en cierto sentido pierden su frescura original. Tal es el caso del I Am The Warlus, al que Bono no llega a dar la cortante aspereza que tenía Lennon y que el tema necesita.

Fuente: http://www.love4musicals.com/2011/11/03/across-the-universe/

Crítica : Across the Universe (2007) Me enamoré y sigo enamorado…

Por allá en el 2007, cuando tenía una preciosa novia a la que creía que no aguantaría éste musical por la sencilla razón de ser un cúmulo de canciones de los Beatles, fallé de pleno. La película fue un acierto y el disfrute en la sala fue total. La recuerdo como si fuera ayer.
Sobretodo porque no fue una película que se expusiera en muchas carteleras de los cines e incluso no duró mucho, pero tuvimos la suerte de verla y disfrutarla.

Los musicales no son mi fuerte, o al menos no son mi estilo. Mi favorito es Jesuscristo Superstar de Andrew Lloyd Webber, y porque es totalmente diferente a todo. Un estilo sin igual y encima es absolutamente todo cantado, nada de dialogos. En Across the Universe si hay dialogos, pero es lo de menos ya que las canciones de los Beatles hacen el juego perfecto para contarnos una historia. Desde ese Girl que nos invita a contar una historia de amor hasta el final con el All You Need Is Love, pleno homenaje al grupo, cantando en una azotea.

I Want You

El film está lleno de guiños, como el sello discográfico que en vez de ser una manzana (y ojo al dato porque el primer boceto que el protagonista coge es una manzana) es una fresa que hace de portada de disco también. Un cd del que hay dos versiones, la comercial y la extendida con tódas las canciones íntegras interpretadas en el film. Un total de 31 cortes que son maravillosos. Renovaciones en temas y formas diferentes de cantarlo, pero como ya he dicho, contando una línea argumental.

Los protagonistas con Jim Sturgess y la guapisima e hiper tremenda Evan Rachel Wood. Son ellos los que cantan, junto a artistas que se cuelan como Joe Cocker haciendo doble papel o Bono haciendo del Doctor Roberts, interpretando el I Am The Walrus y para los créditos el Lucy in the Sky Diamonds.

Y los nombres de los protagonistas nos hablan ya de por sí sobre la temática Beatle. Evan Rachel Wood es Lucy,Jim Sturgess es Jude, T.V. Carpio es Prudence, Dana Fuchs es Sadie, Martin Luther McCoy es Jo-Jo… Son todos nombres de canciones de los chicos de Liverpool, o lo que es lo mismo, la mejor banda del planeta habida y por haber.

Because

Es dificil elegir una canción sola pues todas son muy buenas y cuenta con el plus de que cada tema de losBeatles fue numero uno, por lo que es indiscutible la calidad de las partituras. Para mejorarlo todo hacía falta una interpretación y unas coreografías correctas. Julie Taymor, en este caso ha sido la encargada de dar vida a ésta obra.

Ya conocemos los problemas que ha tenido con el Musical de Broadway de Spiderman, por lo que al final ha tenido que desistir. La controvertida directora es una amante de la escenografía y las imágenes rodeadas de color, misterio y absurdez. Prueba de ello lo tenemos con su primer film, Titus o con la venidera La Tempestad. En éste musical hay una gran muestra de calidad y decorados como el tema I Want You en el que Joe Anderson va a ingresar en el ejercito sin el quererlo. Una escena llena de baile, decorados y precisión. No tiene precio.

Geniales son esos recuerdos del propio Liverpool hasta trasladarse al lado mas hippy de New York.

Momento Peace

Y la película me encanta, me pone triste, me hace llorar, meditar… La chica, Lucy, es una jovencita muy segura de ella misma hasta que su independencia le hace “madurar” en un sentido opuesto convirtiendola en una rebelde, incluso dejando de lado al que es el amor de su vida, Jude. Ellos se aman, pero el movimiento de rebeldía de la calle y la revolución son muy atractivos para la chica, por lo que acabará perdiendo lo que mas quiere… Por desgracia estas cosas pasan, aunque finalmente en la película acabe todo bien…

Es un film a querer, disfrutar y amar, que me trae gratos recuerdos.
Por eso yo le doy el diez.
Por eso, y porque hablamos de The Beatles, claramente.

 

Fuente: http://www.cinebso.net/2011/03/critica-across-universe-2007-me-enamore.html

Mommy: Tráiler, Créditos e Información General

Tráiler:

 

05-mommy

Director: Xavier Dolan

Producción: Canadá (2014) 139 min

Sinopsis:En una Canadá ficticia, se aprueba una ley que permite que los padres incapaces de controlar a sus hijos problemáticos les internen en un centro especial. Sin embargo, Diane “Die” Despres, una madre viuda con carácter, decide educar ella misma a su hijo adolescente Steve, que padece ADHD y que puede llegar a resultar violento. Kyla, la vecina de enfrente de su casa, le ofrece su ayuda a Die. La relación entre los tres se hará cada vez más estrecha, surgiendo preguntas sobre el misterio de su vida.

FICHA COMPLETA

 

 

Sitio dedicado a la difusión de la Cátedra de Cine Ciudad Abierta, programa académico y de extensión de la ciudad de Medellín.