“El público de hoy puede leerla” Entrevista con Aljure

El Colombian DreamComo un “Videoclip de dos horas” podría definirse la nueva película del colombiano Felipe Aljure, hasta ahora muy bien recibida por la crítica y la taquilla. “Probablemente 10 años atrás no habría sido posible que el público la leyera”, dice Aljure.

Es una de las películas más vistas en Medellín desde su estreno hace una semana. Quienes la han visto no salen de su asombro, pues nunca se imaginaron que el cine colombiano se pudiera atrever a tanto. Y no estamos hablando solamente de los temas que trata: ambición, dinero fácil, narcotráfico, consumo de sustancias, secuestro, maltrato intrafamiliar, etc., tan recurrentes entre nuestros directores. Nos referimos sobre todo a su propuesta estética, que acepta todos los calificativos: sorprendente, ingeniosa, vertiginosa, extraña, psicodélica, posmoderna…

“El Colombia Dream” es una película que permite muchas lecturas, tanto desde lo moral, como lo estético y discursivo. En lo estrictamente cinematográfico, ya muchos críticos y espectadores han coincidido en definirla, con gran acierto, como un “videoclip de dos horas”, pues conjuga recursos que hasta ahora sólo estábamos acostumbrados a ver en películas “hollywoodescas” de gran factura: granangulares, teleobjetivos, cámaras lentas, guiños visuales y demás “gallos” alucinantes.

La película ha gustado, y más entre quienes están “educados” para entender este tipo de propuestas, pues cabe advertir que es de esas obras que exigen que el público “se sintonice con una lógica”, tal y como lo expresó Oswaldo Osorio en su crítica publicada hace una semana en este diario.

“El Colombian Dream” se gestó entre los años 2003 y 2004, y vio la luz en este 2006 tras muchas dificultades superadas por su director y guionista Felipe Aljure, el mismo que con “La Gente de la Universal” enamoró a muchos cinéfilos que ahora se deleitan con ese sueño colombiano que con gran éxito se exhibe por estos días.

Habla Aljure

– “El Colombian Dream” se arriesga mucho y rompe con la linealidad acostumbrada del cine colombiano. ¿Tuvo esa intención de transgredir lo ya visto?
“Yo creo que las películas de alguna manera llaman su propio lenguaje y eso es lo que tratamos de buscar. Yo pienso que esta película encontró el lenguaje que necesitaba, más que una cosa que nos propusimos. En realidad lo fuimos encontrando mientras la estábamos haciendo, según las sensaciones que uno tenía del guión”.

– La película costó algo más de 3 mil millones de pesos. ¿Eso es mucho o poco para lo que es el cine colombiano?
“De pronto para el cine colombiano está muy poquito caro por la capacidad de recuperación que tienen las películas, que generalmente recuperan sólo en nuestro territorio. Esta es la película más grande que hemos hecho en Colombia, pero no la más cara. Fueron 96 días de rodaje, o sea 16 semanas, y una película con buen presupuesto se hace en ocho semanas. Tuvimos 1.504 planos y una película colombiana normal se hace con 300 ó 400 planos. Una cinta colombiana se rueda con 10 latas de 16 o súper 16 mm. en promedio y ésta la rodamos con 334. Entonces digamos que esta es la película que queríamos hacer”.

– ¿Cuál fue la principal dificultad en su rodaje?
“Tuvo una enorme que fue un parón cuando íbamos en el 70 por ciento de la película y duramos parados 9 meses. Esto, porque el quinto inversionista no llegó. Uno generalmente termina una película y le puede faltar plata para hacer algún proceso y eso demora, pero ya todas las imágenes están capturadas. En cambio acá nos faltaba capturar el 30 por ciento, entonces estábamos en riesgo de perder actores y locaciones y hasta tuvimos actrices que se embarazaron. Fue algo muy difícil, pero hoy en día no le veo cicatrices. Ya ni me acuerdo qué grabamos en la primera etapa y en la segunda”.

– ¿Usted es un director perfeccionista?
“Yo creo que cuando uno hace cine es importante pelearse a la idea original y yo creo que el gran logro de esta película es que uno lee el guión y ve la película y las sensaciones son exactamente las que son. Es muy frustrante que uno no logre lo que quería hacer”.

– ¿En qué ha evolucionado esta película con respecto a “La Gente de la Universal”, después de 10 años?
«Dicen que uno siempre hace la misma película y que lo que cambia son los actores y la historia. Yo creo que hay 10 años de por medio en los que el país ha evolucionado, hay Internet, hay una juventud mucho más progresista. Esta película probablemente 10 años atrás no habría sido posible que el público la leyera. El público de hoy, por lo menos el mentalmente joven, es capaz de leer esta película y a la vez tiene otra lectura para el público clásico”.

Fuente original

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s