Una comedia de vicios

Por Guillermo Vega Zaragoza

El segundo largometraje de Emilio Portes enfrenta, con altas dosis de humor negro, irreverencia y mucha acción, a agentes judiciales contra curas exorcistas en disputa por el rol del Diablo en una pastorela decembrina que desata los demonios personales de todos sus protagonistas, incluso los más santurrones.

La frase con la que Emilio Portes (Guadalajara, 1976) define su segundo largometraje, Pastorela (México, 2011), es concisa y directa: “Es una película de judiciales contra exorcistas metidos en una comedia”. Luego, añade juguetón otra broma de uno de los actores, que la cinta cuenta con un “elenco multiestelar de los feos del cine nacional”: Joaquín Cosío, Carlos Cobos, Eduardo España, Silverio Palacios, Dagoberto Gama, Ernesto Yáñez, el gran Eduardo Manzano ­−en una actuación excepcional como el Obispo) y Ana Serradilla, como la monja que es objeto de deseo y detona el conflicto que da vida a la cinta: Chucho (Cosío), un policía que siempre ha interpretado al diablo en la pastorela de su pueblo, es sustituido por el nuevo sacerdote de la parroquia, el exorcista Mundo (Cobos). También avisa que el estreno será el 11-11-11, es decir, el 11 de noviembre de 2011.008-cantina-amigos1

En entrevistas por separado, el director Portes y los actores Cosío, Cobos, España y Serradilla hablaron sobre su experiencia al filmar esta delirante y desenfrenada comedia. Pero primero, un poco de antecedentes:

La idea del guión de Pastorela surgió desde antes que terminara la filmación de la anterior película de Portes, Conozca La Cabeza de Juan Pérez (México, 2008). El guión, de la autoría del mismo director, fue retrabajado durante el Segundo Taller de Perfeccionamiento para Guión Cinematográfico “Alejandro Galindo” en 2007, coordinado por Vicente Leñero. Al final del taller fue uno de los tres guionistas premiados.

En agosto de ese año recibió apoyo del Programa para Desarrollo de Proyectos Cinematográficos del Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE) para la elaboración de su carpeta. Y al mes siguiente fue uno de los quince proyectos mexicanos aceptados para participar en el Taller Morelia Lab. Fue filmada en nueve semanas, de diciembre de 2008 a finales de febrero del 2009. Y en el vigésimo quinto Festival Internacional de Cine en Guadalajara obtuvo siete premios Guadalajara Construye en 2010.

Dice Emilio Portes: “Pastorela surge a raíz de un documental que hice sobre el diablo, en el que había exorcistas, locutores de radio y diablos de pastorela. De ahí surge la idea de hacer una comedia de vicios donde se pudieran confrontar la soberbia y la vanidad, representados por los personajes principales, y que termina siendo una alegoría de esa antigua batalla entre el bien como el mal, pero algo que la distingue es que los dos bandos van mutando, los personajes cambian del mal al bien y del bien al mal, y en algún momento todos personifican al diablo de alguna u otra manera, incluso la monja, que es un personaje muy pequeño: si ella no hubiera seducido al padre al inicio de la cinta no se desataría la comedia de enredos que termina apoteósicamente”.

En el paquete promocional de la película se afirma que si quisiéramos comparar esta película, podríamos pensar que es una mezcla entre Los Hermanos Caradura (Blues Brothers, 1980, de John Landis) y El día de la Bestia (1995, de Alex de la iglesia), aunque el estilo nos refiere también a las comedias de Tin Tán de los años cuarenta filmadas por Gilberto Martínez Solares.

Continúa el director tapatío: “El género de la comedia permite meterte en otros, como el de acción y el de terror, con escenas que en la película están filmadas muy en serio pero en el contexto de la comedia resultan chistosas. Incluso descubrí con gusto, en algunas proyecciones con público, que las escenas de terror verdaderamente asustan a la gente. Me dio mucho gusto comprobar que la película funciona en varios niveles y que logramos manejar una línea muy delgada entre la comedia y el terror. En ese sentido la película es muy catártica: o se ríen o se asustan, y se divierten mucho.

“Es una película muy grande: hay acción, hay terror, tiene un casting muy grande de actores muy buenos. Cobos y Cosío son como dos trenes que van a encontrarse y al final chocan de manera espectacular. Hay muchos extras y quería que incluso los pequeños papeles tuvieran un rostro muy definido; hay mucho vestuario, mucho diseño de arte”.

Para Joaquín Cosío, quien se consagró entre el público nacional con su interpretación del personaje de “El Cochiloco” en la multipremiada El infierno (2010, de Luis Estrada), el mayor reto de Pastorela fue “entrar al tono que requería el director para interpretar a Chucho en esta carnicería metafísica”, donde intentó “estar a la altura del resto del elenco, de Carlos Cobos, de Lalo España”. Piensa que el casting fue un acierto, pues entre risas afirma que Portes “ha abierto la puerta a los feos del cine nacional”.

Por su parte, para Carlos Cobos, actor que ha fundado su carrera fundamentalmente en papeles dramáticos de infinidad de obras del teatro nacional, la clave está en “ponerse en manos del director y dejarse ir”. Para él, el principal reto fue contenerse, no salirse del tono que le pedía Portes, porque a veces tiende a “perderse en el camino”, y, sobre todo, interactuar con Joaquín Cosío, a quien calificó como “un monstruo de la actuación”.

En tanto, Lalo España, comediante con larga trayectoria en teatro, televisión y cine, afirma que se divirtió mucho durante la filmación, aunque lo “hayan puesto a correr”. Asevera que “el humor es un bálsamo para aguantar la violenta realidad” y que Pastorela es “una película arriesgada y valiente que se atreve a mostrar lo tonto que es el manejo del poder, porque por una tontería, por una cosa de egos, se desata el infierno. Es una perfecta analogía de cómo funciona el gobierno”. En esto coincide con Cobos, quien señala: “Eso le sucede al país: cuando alguien se siente con tantito poder ya se está aprovechando”.

La bella entre tanto feo es Ana Serradilla, quien realiza un papel que nunca había hecho antes, “el de una monja, que se desenvuelve en la ambigüedad”, pues al mismo tiempo que detona el conflicto, es el objeto de deseo de varios personajes y funciona como conciencia ambivalente del padre Mundo, interpretado por Cobos.pastorelastill

El director Emilio Portes piensa que “lo que vuelve entrañables a los personajes principales de Pastorela es que son llevados hasta sus últimas consecuencias, se mueren en la raya, tienen mucha convicción y terminan jugándose el todo por el todo, y por eso llegan a esos grados de violencia, sin que la película sea específicamente violenta dentro del género de la comedia. En ella no hay nada grotesco ni tan gráfico como para que la gente salga espantada. Se cuidó mucho el tono para que no fuera gráficamente violenta”.

Para Cosío, Pastorela es “una gran película en todo el sentido de la palabra”, la cual “busca que la gente, además de divertirse, reflexione sobre la realidad que estamos viviendo”. En tanto, para Cobos es “un exquisito pastel, una delicia, es ácida, es jocosa, se desarrolla con una gran sagacidad irónica”, pues “todos somos buenos y malos, todos llevamos un ángel y un diablo dentro”. Lalo España afirma que “es una película muy valiente porque se atreve a desmitificar los malos manejos de ciertos universos, como el de la Iglesia” y espera que la gente se deje sorprender, pues “el cine es siempre un albur, nunca se sabe qué va a pasar.

Portes, egresado del Centro de Capacitación Cinematográfica y cuyo primer largometraje obtuvo cuatro premios Ariel, señala: “Afortunadamente para Pastorela contamos con un mejor presupuesto que en Conozca la cabeza de Juan Pérez, con cerca de 27 millones de pesos, que es muy poco para lo mucho que se ve en pantalla. También fue complicado filmar en el periodo decembrino para realizar ciertas secuencias, como la balacera en el Zócalo. Pero la gente fue muy noble y ayudaron en la filmación. Las mejores escenas no hubieran sido posibles sin la participación de la gente. Hay un buen retrato de la ciudad. Hubo mucho apoyo del Gobierno del Distrito Federal para decir: Sí, queremos una gran persecución como las que vemos en otras películas, pero en nuestra ciudad, y que la ciudad sea protagónica de esa gran persecución. Pocas veces ha lucido tanto la ciudad en una secuencia de persecución tan grande”.

En relación con que a la película le pudiera suceder algo parecido a El crimen del Padre Amaro (Carlos Carrera, 2002), que incomodó a ciertos sectores católicos conservadores, el director tapatío dice: “No temo que moleste a la jerarquía católica, pero si le hacen publicidad espero que sí (risas). Se trata solamente de una comedia de judiciales contra exorcistas y aunque es muy irreverente, creo que no ofende al culto de ninguna manera y al final termina haciendo una buena analogía de la bipolaridad del bien contra el mal”.

Para Cobos, “de seguro la Iglesia nos va a excomulgar”, dice riendo y afirma que “ojalá levante ámpula”, pues “todos reaccionan cuando se sienten criticados; todos tenemos cola que nos pisen y en la Iglesia se maneja una doble moral, ellos sí pueden mentir y ser pederastas, y la verdad es que el padre Mundo se queda corto; conozco a curas que son peores, unos verdaderos hijos del demonio”. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s