Carlos Saura, el cine más allá de la simple realidad

Presentó “Taxi”, sobre el nuevo fascismo. Se dispone a rodar “Pajarico”, evocación de sus recuerdos de infancia, en Murcia. Y confirma que en 1997 filmará “Tango” en la Argentina.

Bueno, la verdad… últimamente me entra un poco de miedo antes de tomar un auto de alquiler”, dice Carlos Saura, pero es broma. El realizador español es riguroso solo filmando. En la vida cotidiana es un señor de buen talante y permanentemente bien dispuesto, a pesar de los palazos que ha recibido aquí en San Sebastián por Taxi. Palazos de las críticas, cabe acotar. El público le brindó un buen aplauso a la película que protagonizan los jóvenes Ingrid Rubio y Carlos Fuentes, pero en la que Angel de Andrés López (el de Las cosas del querer, ahora mucho más gordo que cuando se enamoraban de él Angela Molina y Manuel Bandera), Agata Lys, Eusebio Lázaro y Francisco Maestre componen una terrible banda de “tacheros” que ronda las noches de Madrid, según la anécdota, a la caza de indeseables. Para ellos, negros, homosexuales y drogadictos. Es la primera vez que el creador de La prima Angélica y Ana y los lobos trabaja sobre un guión ajeno. Pero Carlos Saura es un auténtico caballero español. Asume como propio el texto escrito por Santiago Tabernero y lo defiende con uñas y dientes.

“Pudo tratarse de cualquier otro gremio, aunque el de los taxistas venía muy bien. Es una metáfora de nuestra sociedad, de la española, nadie puede entenderla en forma directa. Mal andaría el cine si se queda en la mera realidad. Pero lo real es que el fascismo está cada día más estructurado, aunque yo no pueda decir cómo se organiza. No pasa jornada sin que las páginas de los periódicos registren hechos como los que suceden en mi película. Simplemente me interesó el tema, la historia. Y me dediqué a contarla sin ningún afán moralista”.
Reign-in-Spain-...-Spanis-007
Esa historia, de todas maneras, parece lo más vulnerable de un filme importante por su tema, bien realizado e interpretado (esto último, que este enviado señaló en su momento, se vio luego corroborado en los hechos: Rubio mereció un premio especial del jurado oficial y una actriz de su reparto, muy de reparto, Isabel Ampudia, recibió el premio anual de los propios actores españoles). Algunos detalles de la anécdota no parecen muy fáciles de digerir, pero el cineasta opina que las reacciones que ha despertado Taxi no se deben a ellos.

“Es otra cosa. Reaccionan mal porque no quieren aceptar esa realidad que nos envuelve cada vez más. Creo que esa, la indolencia, es una de las peores lacras de estos tiempos. Por lo demás, el guión me fue ofrecido por los productores y, además de interesarme el tema, coincidía con mis deseos de hacer un filme urbano y actual”.

Es decir, que Carlos Saura quiso introducir un paréntesis entre lo que venía de rodar, Flamenco, y lo que lo espera. “No, no, ¿quién habló de Tango? Alguien me ha entendido mal. Esa viene después… y espero que las cosas no se tuerzan. El proyecto inmediato, que espero comenzar a rodar en noviembre y en el cual ya estoy enteramente sumergido, es Pajarico, una historia de ficción que tiene, empero, algunos apuntes autobiográficos. Bueno, dicen que todo lo que uno filma esconde una porción de su propia historia, pero aquí la cosa va más rotunda que eso. El cogollo de la trama es pura fantasía pero el contorno lo dan mis recuerdos de Murcia, donde transcurre la acción y donde he nacido. Murcia es el sur, y mucho más: el Mediterráneo, las huertas, la sensualidad, las siestas… Está entre Andalucía y Cataluña, y tiene lo mejor de cada una”. Murcia fue parte, en el pasado, del Reino de Aragón y, según Carlos Saura, de allí son oriundos los diminutivos en “ico”, tan aragoneses. Por eso Pajarico.

Esto produce un corrimiento en el proyecto de Tango, que el director filmará en suelo argentino, preferentemente en Buenos Aires; pero, según él, todo se ajusta al plan original .

“En Pajarico y en Tango el guión es, otra vez, mío, y la segunda será un musical con todas las letras. Con una historia dentro de la historia, y con mucho baile. Si las cosas van bien con Pajarico es probable que yo me haga algunas escapadas para ver cómo andan las cosas en tu país. Tal vez en enero o antes, pero de ninguna manera el rodaje comenzará antes de mayo. Desde luego, me estableceré allá con la debida anticipación, en abril o mediados de marzo”.

¿Tendremos también al gran fotógrafo italiano Vittorio Storaro? Saura sonríe. Ha comentado con el cronista que una de las críticas adversas a Taxi cuestionaba también al iluminador. “En tanto no me lo sople algún otro, es el colaborador ideal”.
taxi
“Lo que ocurre”, puntualiza, “es que Taxi tiene la luz que necesita; Vittorio no es de los que andan produciendo virtuosismos porque sí. En Flamenco, por ejemplo, que pronto podrán ver en tu ciudad, su fotografía era otra cosa”.

Flamenco ya se estrenó en Buenos Aires, de manera que es posible corroborar estas afirmaciones de Saura. Y su sensacional olfato para todos los géneros, también.

Ricardo García Oliveri

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s