LA VIDA SOÑADA DE LOS ÁNGELES (1998)

Ante un título tan sugerente y poético como La vida soñada de los ángeles, pocos imaginarían que se esconde un drama sin tregua y, para mayor colmo, desangelado. La ópera prima de Erick Zonka heredaba el tema de la marginación y las desigualdades sociales, un rico pozo de historias a medio camino entre la realidad y la ficción, reactivada en su forma más rebelde con la Nouvelle Vague. Las formas de estos ángeles urbanos son más pausadas: el aliento Dardenne flota en el ambiente, incluso cuando la cámara opta por un compás nada brusco; también se intuye el peso de Truffaut y compañía, pese a subrayar la historia por encima de la denuncia. La vida soñada de los ángeles recurre a un lenguaje cercano, nunca críptico, aún menos intelectual, con lo que consigue una historia sugerente, de cariz realista, de tesis naturalistas (los personajes actúan según sus características y clases sociales), que se ve sin demasiadas complicaciones o digresiones y que acaba de una forma brusca e inesperada, una estrategia con la que Zonka nos quiere demostrar que la vida de sus damas escondía mucha más complejidad de la a priori mostrada. Tras el suicidio de Marie, la historia recobra su naturaleza circular, el viaje que Isa empezó y ahora se dispone a seguir, siempre sin nada, siempre sin rumbo. El viaje del espectador tampoco termina: el segundo visionado del film es aún más satisfactorio.

Zonka no hiere a sus personajes, tampoco les facilita las cosas. Parece no haber director, no se intuye la mano de un guionista que ordene lo narrado: el film es un discurrir pausado de diálogos y situaciones, tal y como podría ocurrir en la realidad. Por ello, el final del cuento sorprende: inserta un giro excepcional en una trama realista, recordando que lo visto es pura ficción, aunque asuste pensar que pueda ser y que parezca real. El truco es redondo y consigue que la audiencia se sienta más identificada con los avatares de los personajes. No hay duda de que Zonka apuesta por un tipo de cine en el que cabría incluir los ya citados hermanos Dardenne, pero también es evidente que el abismo que existe entre ambos estilos, entre ambas intenciones, es insalvable. La vida soñada de los ángeles, por lo tanto, se antoja menos cinematográfica, menos programada, más espontánea, más eficaz. En esencia, más naturalista: todo sigue su orden vital y el artista se limita a plasmar la realidad objetiva, no su realidad subjetiva (¿es posible lograr tal cosa?). El concepto es interesante, contradictorio, bastante naif. Admite debate.

Por encima de cualquier descripción, La vida soñada de los ángeles es la historia de una amistad, la rutina de dos mujeres que afrontan las dificultades del camino de forma muy distinta. Isa lucha, busca trabajo, agudiza el ingenio, tiene las cosas claras y siente curiosidad por Sandrine, la antigua inquilina de su piso. Marie, reverso de una misma moneda, es tosca, dura, un tanto inaccesible, depresiva, inestable, bastante pasota, inactiva y enfadada con todo y con todos. Estos modus vivendi tan diferentes, uno con los piés en el suelo y el otro cegado por un amor imposible, eclosionan, se encuentran y se desencuentran, se ayudan y a la vez se repugnan. Estos seres tan estimulantes tienen el temperamento de Natacha Régnier y Élodie Bouchez, un pulso de fuerzas que les valió la Palma de Oro a la mejor actriz (al alimón) y el César francés (Bouchez como protagonista, Régnier como revelación). La cinta, además, se alzó con el César a la mejor película por encima de la muy popular La cena de los idiotas. Interese más o menos, se pongan en duda sus mecanismos narrativos o no, La vida soñada de los ángeles es una película que plantea temas de eterno interés. Lástima que no esté editada en dvd (una vergüenza).

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s