Guillem Morales, director de “Los ojos de Julia”: «A veces hay que mirar con el corazón, no con los ojos»

La segunda película de Guillem Morales, “Los ojos de Julia”, se ha convertido en uno de los estrenos nacionales más esperados de este 2010. Las buenas sensaciones dejadas con su anterior trabajo, “El habitante incierto” (2005), y el respetado nombre de Guillermo del Toro, aquí en labores de producción, han centrado muchas miradas ─nunca mejor dicho─ en este inquietante thriller psicológico.

Charlamos con el joven cineasta instantes después de hacerlo con su pareja protagonista, formada por Belén Rueda y Lluís Homar. A pesar de encontrarse bastante relajado, es sorprendente cómo Morales muestra un gran cuidado a la hora de expresar sus opiniones. De vez en cuando repite, con cierto pesar: «creo que ya tienes tu titular», como si se arrepintiera de la polémica que pudieran generar sus palabras.

¿Qué has aprendido desde “El habitante incierto”?
He aprendido, para empezar, que si tienes dinero tienes más tiempo, y el resultado final se aproxima más a lo que tú quieres, a lo que tienes en la cabeza. Yo mantengo una actitud de estar siempre aprendiendo cosas; supongo que en los cinco años que han pasado desde mi primera película he aprendido mucho, pero puede que no sea consciente de cuánto.

¿Estás satisfecho con el resultado, con “Los ojos de Julia”?
Sí, por supuesto. Como te decía, tener más medios me ha permitido que la película esté más cerca de lo que quería. También estoy satisfecho con “El habitante incierto”, que conste. En el Festival de Sitges ironicé al respecto, y las cosas se sacaron de madre.

¿Qué vio Guillermo del Toro para animarse a producir tu proyecto?
Vio una historia bellísima, y pensó que merecía la pena apoyarla. Leyó una versión muy avanzada del guión, y vio “El habitante…” y conocía mis cortos, así que sabía de dónde venía. Le fascinaron ciertos aspectos del proyecto; tuve que ir a verle y convencerle, claro, venderle mi propuesta, pero lo apoyó plenamente desde el principio. Se lo agradezco infinitamente, y le quiero muchísimo. Nos hemos llevado muy bien, y he aprendido mucho con él.

Durante el rodaje, ¿qué relación tuviste con él?
Básicamente, le mantenía informado. Te da mucha libertad, y por supuesto respeta tus decisiones como director. Él simplemente garantiza que la película vaya a buen término en muchos aspectos, al igual que Universal, Antena 3 y Rodar y Rodar.

Belén Rueda nos ha comentado que en un principio la película iba a rodarse en Escocia, en inglés.
Es cierto, pero hubo cambios. Cuando estaba preparando mi primera película hubo una serie de contactos con Inglaterra. Un par de años después, cuando empezamos a gestar “Los ojos de Julia”, retomamos aquellos contactos. Pero la idea no era tratar de rodar en inglés o en español, la idea era tratar de hacer la mejor película posible, que tuviera la mejor estructura y diseño posibles. Entonces los planetas se alinearon: Belén, Universal, Antena 3, Guillermo del Toro… y todo salió adelante.

¿Ha cambiado mucho el guión a lo largo del tiempo?
Lo cierto es que no. La historia siempre ha sido la misma, empezaba y terminaba igual. Ciertos mecanismos intermedios se han modificado, claro, máxime haciendo un thriller, que es muy complicado. Pero la historia siempre ha pasado por los mismos puntos, no ha cambiado. Hay que mantener una cierta libertad creativa, desde luego, y poder ir adaptando cosas según van entrando los actores, por ejemplo. El thriller es complejo porque la información está desorganizada, para que el público la vaya recibiendo poco a poco. Si cambias algo, afecta mucho al conjunto. Es como un castillo de naipes, hay que tener cuidado.

Pero de lo que sí avisas al espectador es de que hay un asesino oculto.
Sí, claro, le digo “cuidado, esto no va de fantasmas. Hay un hijo de puta escondido”. Lo discutimos al principio, y pensamos que era bueno para el conjunto, aportaba emoción.

Tu protagonista también nos decía que has insistido mucho en sacarla sexy.
Me encanta que digas eso. Belén tiene una gran belleza, y hasta ahora no se había requerido. Pero aquí ella es el objeto de deseo, era la excusa para ponerle faldas, tacones y escotes. Es una mujer muy sexy. Me decía “Guillem, me estoy quedando ciega, cómo voy a llevar tacones”, y yo le respondía “claro que sí, no pasa nada, esto es cine, y tienes unas piernas muy bonitas”. Y se marcó una carrera con tacones alucinante, no podíamos seguirla. Estoy orgulloso de haber sacado su belleza.

¿Qué ha sido lo más difícil de este proyecto?
Intento llevarlo todo siempre muy bien preparado al empezar. El storyboard, las decisiones creativas, la toma de decisiones con el director artístico, las ópticas que se van a emplear, estudiar las escenas… luego puedes salirte del camino, dejarte sorprender por lo que vaya surgiendo, te puedes relajar un poquito. Pero para eso hay que tenerlo todo preparado y bien atado. No hay una cosa más difícil que la otra, y creo que hasta las escenas más simples tienen que ser llevadas a la complejidad para encontrar un resultado adecuado a lo que estás buscando.

Aunque lo lleves todo tan atado, ¿das margen para que improvisen los actores?
Totalmente. El director trabaja con el material, pero yo dependo absolutamente de los actores. Tienes que dar vida a lo que tienes, encontrar la verdad de lo que tienes. Y esa verdad se trabaja con los actores. Y hago que se conozcan entre ellos, sin mí. Van a vivir una historia de amor, deben conocerse, saber qué es lo que les gusta de la otra persona, qué es lo que les va a enamorar de esa otra persona. Ese es su trabajo, no mío. Luego ensayas, y encuentras lo que buscas. El rodaje es el lugar en el que encuentras las cosas nuevas. El director dirige, no impone.

En alguna ocasión has comentado que cuando más ve Julia es cuando no puede ver.
El acto de mirar no es tan importante como el acto de saber mirar, sobre todo cuando se trata de relaciones entre personas. Julia tenía que ver cosas antes de quedarse ciega, pero cosas invisibles, intangibles, que no se ven con los ojos. Estas cosas son, precisamente, lo peor y lo mejor, lo más horroroso y lo más hermoso. Esto es extrapolable a tantas otras cosas de nuestro mundo, evidentemente. Hay gente que se mira muchísimo a sí misma, hay gente que depende muchísimo de la mirada de los demás, y todos, en un momento u otro, no miramos lo que no queremos ver. A veces hay que ver con el corazón, no con los ojos.

El estreno tiene buena pinta de cara a la taquilla. ¿Qué expectativas tienes?
Ni idea, la verdad. Yo soy prudente. Mi trabajo termina aquí, contigo, en esta labor de comunicación y promoción. Más allá, nadie sabe. Yo he trabajado pensando en el espectador, en el disfrute del público. Los pases que hemos hecho en Toronto y en Sitges han sido muy satisfactorios, y en ese sentido soy muy feliz. Porque los espectadores se acercaban a hablar conmigo, y no tienen que quedar bien porque no me conocen de nada, así que sus impresiones, al ser positivas, me satisficieron muchísimo.

¿Qué tiene el género que gusta tanto a los directores de tu generación?
Tenemos influencias distintas de las de generaciones anteriores. Crecimos viviendo el cine fantástico norteamericano de los ochenta. Así de sencillo, en mi opinión. Cuando me encuentro con gente de mi generación, me encuentro muy cómodo, porque compartimos muchas cosas en cuanto a gustos.

Y se aprecian influencias también del mundo de los videojuegos.
Me lo dicen mucho y es cierto, me alegro de que lo hayas notado. Me he basado estéticamente en los videojuegos, me encantan. Yo imaginaba el  mundo de Julia como un mundo en el que ya no queda nada bonito que ver. Pero a mí no me gusta lo gótico para mis películas. Así que me basé en dos videojuegos concretos que no mencionaré; me llevé una consola y se la di a Balter Gallart, que estaba al frente del departamento de dirección artística, y puse a todos a jugar. La estética que tenía era americana, así que les reté a adaptarla a Europa. El resultado es “Los ojos de Julia”.

 

FUENTE: http://www.labutaca.net/noticias/guillem-morales-director-de-los-ojos-de-julia-a-veces-hay-que-mirar-con-el-corazon-no-con-los-ojos/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s