Los ojos de Julia, el terror de no ver

Publicado por: Diego Matos 7 noviembre, 2010 en Cine y TV 

 Los ojos de Julia fue la película que abrió el pasado Festival de Sitges. Este filme de Guillem Morales (El habitante incierto) cuenta con la producción de uno de los grandes del género, Guillermo del Toro, y con Belén Rueda como protagonista; acompañada por el solvente Lluís Homar, su marido en la ficción, y Julia Gutiérrez Caba, una enigmática vecina, destacando entre los otros actores.

Belén es la Julia del título: una joven con una enfermedad degenerativa de la vista, cuya hermana, aquejada del mismo mal, ha muerto en extrañas circunstancias. A medida que investiga esa muerte se irá adentrando en un mundo de oscuridad donde no podrá esconderse de la verdad. Esta thriller de terror y suspense fue estrenado en el fin de semana más terrorífico del año, mediante una buena estrategia de marketing que aprovechaba la festividad de todos los Santos y la noche de Halloween.

El filme tiene una producción espectacular, con un uso de la cámara subjetiva (en la visión de la protagonista) que hace que los espectadores nos metamos de lleno en la historia; una historia, a su veces, repleta de giros argumentales, a veces aparentemente imposibles, donde tanto la vista, como la falta de ella, es esencial. Al igual que también lo es el oído.

Durante todo el metraje se juega con una música de tensión, una banda sonora milimetrada que dirige, más que acompaña, al espectador, hacia momentos visuales de impacto. El propio sonido es capaz de causar casi más “sustos” que las escenas preparadas para esa función.

Las diferentes tipologías de las personas (representadas en los personajes), haciendo hincapié en las personas grises, las que pasan desapercibidas, y las personas “con luz”, aquellas en las que todo el mundo se fija, están muy bien tratadas y muy bien incorporadas a la trama. Éste es otro de los puntos destacables de Los ojos de Julia.

También se juega mucho con el suspense; un poco en la línea de los clásicos de Hitchcock, por ejemplo. Y la intriga de saber quién es el asesino… si hay de verdad un asesino o todo es parte de la imaginación de la protagonista, de su trauma visual… toma un cariz interesante, sobre todo las dos primeras partes de la película.

Este producto audiovisual mantiene en vilo al espectador gracias a un buen comienzo y a un aceptable desarrollo o nudo. Se nota que Guillem Morales tiene buenas ideas, apunta buenas subtramas y las despliega aceptablemente. Guillermo del Toro sigue seleccionando buenos proyectos a los que aportar su granito de arena, aunque sólo sea como producto, aunque en este caso la película podría haber dado más de sí.

Donde falla, principalmente, es en el desenlace, en el final. Cuando las piezas empiezan a encajar, nos damos cuenta de que algo va mal, de que algo falta. Sólo es una sensación, una neblina, una catarata que, de alguna forma, nubla nuestra visión, y ciega o empaña, parcialmente, nuestra percepción final del producto; una lástima.

 

 

FUENTE: http://www.zonanegativa.com/los-ojos-de-julia-el-terror-de-no-ver/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s