Entrevista al director sobre su obra.

PRIMERA PARTE: LOS INICIOS, DESDE LOS CORTOS HASTA “NADIE A CONOCE NADIE”

BSOSPIRIT (BSO): ¿Cuándo nace en Amenábar la inquietud por la música y mas en concreto por la   cinematográfica?

 Alejandro Amenábar (AA): En realidad fueron mis padres quienes lo potenciaron. Cuando estaba en   1º de EGB me regalaron una guitarra por Reyes, la de mi madre. Aprendí a tocarla con libros de        posturas y a componer canciones absurdas con letra y tal(risas), creo que por 3º de EGB y luego en 5º me compraron un organito de esos que estaba muy bien y que al enchufarlo se estropeó y tragedia total, claro. Entonces me compraron un Bontempi (luego me he enterado que Carlos Nuñez también tuvo uno) y con eso empecé a componer música de cine, porque recuerdo que “Superman” deWilliams me dejó marcado, y a inventarme historias. Ya jugaba con acordes, pero poder conseguir que sonaran varios instrumentos al mismo tiempo (pasando por un Casiotone monofónico que no me servía para eso) lo conseguí con un Yamaha.

Con el primer corto, “La Cabeza”, ni me había planteado remotamente hacer la música, y había un compañero de clase, Alfredo Alonso, que componía muy bien y me propuso hacerla. Realizó un tema principal que funcionaba de miedo y sonaba muy bien, pero el resto, que era de terror, las resolvió con melodías muy bonitas que no me encajaban…

BSO: Tipo John Barry

AA: Claro, claro… melodías hiperrománticas que no me pegaban. Yo buscaba dar miedo y quería algo de ruidos. Me había comprado unaReverb y un Multipistas y me lancé a hacerlo yo. En “Himenóptero” si asumí que la quería hacer. Compré otro Yamaha con multipistas, pero no me enteré que las llevaba (no me había leído bien las instrucciones) y seguía usando el multipistas viejo, que solo me daba cuatro pistas, y además iba a ojo siguiendo las imágenes y tenía que armarme un esqueleto para marcarme las sincronías, sin seguir el secuenciador. Juntaba las cuatro pistas en una y luego añadía otras. Lógicamente el soplo se me iba sumando. Así que para “Antes de un Beso” de Mateo Gilprobé con el nuevo Yamaha y descubrí que tenía cinco pistas (riendo).

Alejandro Amenábar en su papel de Bosco en 'Himenóptero'BSO: Al escuchar “Himenóptero” se descubre un trabajo con ideas concretas pero muy deshilvanado, o sea, sin un enlace concreto entre música e imagen…

AA: Sí, sí, muy deshilvanado. Por entonces ya era muy aficionado y sólo escuchaba bandas sonoras, y me daba cuenta al jugar con los sonidos, como probando unas cosas u otras potenciaba las imágenes, lo que me hacía confiar mucho en la música. Pero seguía realizándola sin claqueta, a ojo.

BSO: Luego llegaron “Al Lado del Atlas” de Guillermo Fernández,“Soñé que te Mataba” de Mateo y tu mediometraje, “Luna”.

AA: Sí, con “Luna” en cine (existe “Luna” en video), un chaval de la Universidad (piensa y le molesta no recordar el nombre completo) me propone que lo grabemos con orquesta. Que le hiciera la música a los teclados y luego la traspasáramos a partitura. Con unos compañeros, alumnos del Conservatorio, nos fuimos a Cinearte y si digo la verdad, me sentí frustrado porque no me convencía la afinación. Claro, también es verdad que tenía el oido ajustado a las bandas sonoras que oía en disco(risas) y me sonaba fatal. Luego lo mezclamos con algo de máquina. Después de “Luna” lo que sí pensé es que o trabajaba con una buena orquesta o pasaba y lo hacía en teclados. Así surgió “Al Lado del Atlas”, que hicimos en máquina y…

BSO:“Allanamiento de Morada”, ¿no?


AA:
Sí, pero fue posterior a “Abre los Ojos” y tuvimos el presupuesto muy ajustado

BSO: Escuchándola sugiere un puro divertimento con ligeras notas a la guitarra que acaban convirtiéndose en un breve tema jazz con piano.

AA: Sí, sin duda. Mateo quería hacerla sin música. Fuí yo el que se lo propuso, siendo consciente de que podía resultar mas vulgar, pero darle ese aire insustancial al principio del corto con la música iba a provocar que el final sin la misma tuviera mucho mas peso. Provocaba esa insustancialidad en los parlamentos de Eduardo Noriega, para darle un tono cómico.

BSO: Potenciando la gran mentira de su discurso.

AA: Efectivamente, pretendíamos que quedara constancia del engaño, para potenciar el final, que ganaba peso sin música.


BSO:
Tu primera incursión cinematográfica es “Tesis”. ¿Tuviste claro desde un primer momento, que querías componer el score?.

AA: Yo no quería hacerla en un primer momento, (riéndose) porque quería que mi película quedara bien, claro, pero José Luis Cuerda insistió. Así que me compré un equipo decente y tiré con un Notator y un Roland 1080. Me pusieron en contacto conMariano Marín, porque empecé a abrir archivos y no sabía de que me hablaban, porque para la informática soy un poco negado, y Mariano, aparte de músico, controla un montón de MIDI así que me armó todo para poder empezar a componer. Comenzamos y debido a que funcionábamos contrareloj porque había prisa,Mariano empezó a implicarse un montón y cuando terminamos consideramos que había participado como compositor más que como asesor y así lo acreditamos.

BSO: Imagino que debido a eso y a que quedaste satisfecho, colaboró de nuevo en “Abre los Ojos”.

AA: Claro, y aprendí de Mariano la importancia de los temas y la simplicidad, buscar una lógica, porque mi aprendizaje era más intuitivo y abstracto. Me ayudó a definir qué temas, su desarrollo y el porqué. En “Tesis” me lanzaba a componer sin plantearme si ese tema se identificaba con un personaje concreto, analizaba hasta cierto punto la idea, pero seguía más la imagen y sobre todo si la misma requería música.

BSO: Efectivamente, de “Tesis” quería preguntarte por esa ausencia aparente de leitmotivs. Me resulta curioso como en el disco figuran tres cortes asociados a personajes que están ligados a la muerte. Por un lado está Figueroa, el profesor que muere al principio visionando la cinta, que con el empleo de cuerda fría refleja la visión de Ángela ante la muerte. Bosco, con sus aparentes notas aleatorias al piano, que provocan un distanciamiento del personaje y lo convierten en un desconocido. Por último, Castro, uno de los cerebros de la red snuff, posee un tema descriptivo, resaltando su rol de malo.

Xavier Elorriaga como CastroAA: Es muy interesante plantearte estas visiones. Desde luego, el de Castro era un tema eminentemente descriptivo en el que no te planteabas el personaje, solo deseaba asustar(riendo) y utilizamos unos samples que tenía Mariano. Al ser mi primer trabajo serio fue de descubrimiento, a medida que avanzábamos en la composición descubría samples que me interesaban para resaltar aspectos de la trama y por eso al final aparecen muchos más metales, sobre todo trompas. Pero reconozco una ligera falta de rigor en “Tesis” (se sonrie).
Recuerdo un tema en el que trabajó mucho Mariano que es el que yo llamo de “investigación” (lo tararea) que utilizamos siempre que se ponían delante del televisor. No recuerdo como se llamaba…

BSO: “Míralo Otra Vez”.

AA: ¡Ese!

BSO: Tenía ciertos toques Hornerianos, cercanos a “El Informe Pelícano”.

AA: Hay cosas que te influyen claro. De hecho yo jugaba al principio, para ver los resortes cinematográficos, a coger una pieza de Chris Young, por ejemplo, y desmembrarla con el teclado para ver como había conseguido el efecto deseado. Lo que hacía era analizar lo que estaban haciendo los demás. Aprendí bastante de eso.

BSO: O sea, que utilizas temp tracks. ¿Qué pistas y de qué bandas sonoras usaste como música temporal?.

Alejandro AmenábarAA: Bueno, el usar música temporal es algo que ahora hago en todas mis películas. Realizo un primer montaje poniendo música de otros, pero con “Tesis” no lo hice así. Se la mostré a Cuerdasin música, salvo el inicio de la película que se me hacía muy lento sin ella y recuerdo que construí una maqueta solo para ese momento, para que viera el resultado. También “Abre los Ojos” la vieron a pelo, sin música. Lo que sí reconozco es que cuando escribo estoy escuchando constantemente música de cine y en el caso de “Tesis” estaba oyendo continuamente “Psicosis” deBernard Herrmann y “El Silencio de los Corderos” de Howard Shore. La música me influenciaba claro, reconozco que mi ídolo era Williams. Goldsmith también me encantaba. Alan Silvestri, Christopher Young y el primer Horner. Para mi “Fievel y el Nuevo Mundo” es una obra maestra.

BSO: En este sentido hemos leido por ahí que sigue rondándote la idea de grabar “Tesis” con orquesta. ¿Es cierto?

AA: Sí. En “Tesis” no había presupuesto y yo venía escaldado de la experiencia de “Luna” y decidí tirar de máquina y ya está. Discutimos Mariano y yo, porque donde yo quería que los teclados aparentaran orquesta, Mariano me decía que era mejor que sonaran falsos, porque sino se iba a notar. Para mi eso era muy difícil porque yo siempre intentaba que las máquinas reprodujesen el sonido de una orquesta. Ahora lo pienso y claro que me gustaría emplear orquesta, pero reharía(riendo) toda la música. Estoy seguro que si le meto orquesta a “Tesis” la película subiría un montón.

BSO: En “Tesis” hay mucho sonido electrónico. ¿Son aportación de Mariano, con sus samplers yMIDI?. Sobre todo lo digo pensando en el tema “La Princesa y el Enano”.


AA:
Eso sobre todo es de mi JV. En “Abre los Ojos” sí hay mas samplers que hizo Mariano. Eran sonidos del JV, recuerdo uno que se llamaba “ocean” o algo así (lo rememora) que lo metíamos de relleno (risas).

BSO: Pero el presupuesto aumentó para “Abre los Ojos”.

AA: Íbamos con mucho miedo porque la composición fue muy dura. Hubo mucha discusión sobre ciertos temas entre Mariano y yo al insistir en la lógica que tenía que tener la música y sobre todo porque yo tenía dudas de cómo iba a quedar eso con la orquesta, hasta que grabáramos. Mariano sí lo sabía pero yo no. Pensamos en grabar con la Orquesta Sinfónica de Sevilla, pero aquí era muy cara y acababa de empezar el boom de las orquestas del Este…

BSO: …grabaste con la Filarmónica de Praga.

AA: Sí, y recuerdo que el día de la grabación de la música, empezaron con la lectura y sonó bastante mal, lo cual hizo que me asustara muchísimo (sonrie). Pero a la segunda ya lo habían pillado.

BSO: Hablando de la grabación, tu productor musical fue Juan Carlos Cuello, que ya triunfando como músico obtuvo una nominación a los Goya el año pasado por“Valentín”. ¿Cómo fue tu relación con él?

AA: Muy buena. Fue gratificante, porque teníamos miedo con el tiempo y me ponía muy nervioso si la orquesta paraba y me preguntaba que porqué no continuaban, sin reparar en que tenían que comer (risas), y lo pasé bien con Juan Carlos. Para la próxima vino Lucio(Godoy) y todo su equipo.

La Portada de la Partitura de 'Abre los Ojos'BSO: “Abre los Ojos” arranca con el tema central de Sofía, un tema romántico. Curiosa elección tratándose de un thriller, ¿no?

AA: Sí, arranca con el tema de Sofia, pero el nudo principal de los títulos tiene un toque de misterio.

BSO: Tienes razón, de hecho diría que tiene cierto toque a “Presunto Inocente”de Williams.

AA: (Efusivamente) ¡Ahí!, ¡ahí!, veo que lo habeis pillado (risas). No dejaba de oirla mientras escribía “Abre los Ojos”.

BSO: Una partitura realmente elegante que todavía se enmarca en una primera etapa tuya (que incluye “Nadie Conoce a Nadie”) menos sutil o sugerente que la que forman “La Lengua de las Mariposas”, “Los Otros” y “Mar Adentro”. Me refiero a que la música evoluciona a medida que evoluciona su personaje central, César. Prefiere no anticipar.

AA: Sí es posible. Se supone que la clave de la película era la mezcla de géneros y“Abre los Ojos” es una película sobre la que sigo teniendo muchas dudas. Había una parte lírica que teníamos la necesidad de que funcionara y que se conecta con César en “Eres mi Mejor Amigo” y con el final donde aparece el tema de nuevo, al ser la parte mas emocional de la película. Y por otro lado jugamos con la parte del misterio y el tema principal, el de los créditos iniciales. Utilizando todo eso, sugería lo que yo defino “El Despertar”de César. Una tendencia que tengo a hacer temas de tres notas.


BSO:
También existe un tema de cuatro notas, el de “La Operación” que está en los títulos finales y que desde su aparición conlleva un cambio del score hacia posiciones más introspectivas y dramáticas.

AA: Efectivamente. Ese es un tema que me gustaba mucho y en efecto la historia gira hacia el thriller a partir de ahí.

BSO: ¿Este fue el tema que se te ocurrió grabando la escena en el Faro de Moncloa, en Madrid? ¿La famosa anécdota del making of del DVD?

AA: Sí, sí. Eso me ha pasado muy pocas veces. Tener un tema en la cabeza y tararearlo para que no se me olvide y recuerdo en ese momento que me dijo Ricardo (Steinberg, el montador de sonido) “espera que lo grabamos”, y al final no fue tal como lo tarareé pero se acerca. (Riendo) Lo cierto es que José Luis Cuerda me regaló una grabadora para esos momentos en que se me ocurren temas. Pero bueno, reconozco que ahora lo dejo todo para el final, improviso menos.

BSO: Los últimos temas de “Abre los Ojos” demuestran una gran complejidad de creación. En especial “Quiero Verte” que inicias con fuga de cuerda al estilo de James Horner en“Aliens”, acabando casi en un estilo dodecafónico, o sea, el sistema atonal (sin un tono definido) de composición en que empleas indistintamente los doce intervalos en que se divide la escala musical.

AA: Pues precísamente, hablando de “Aliens”, en realidad acudía a Khachaturian y lo que creo es que Horner acude también a esa fuente, como yo. La escena fue muy difícil de grabar y me preocupaba que fuera verosímil, así que intentamos que la música chillara, porque en ese momento vemos desde la perspectiva de César su acercamiento a la locura. De hecho después de ese efecto viene una fuga que es de lo que más contento estoy musicalmente de “Abre los Ojos”. También del tema “Eres mi Mejor Amigo” al que dimos muchas vueltas, porque tenía que ser fuerte y quisimos utilizar mucho color orquestal, lo cual se alejaba de las intenciones de la imagen. Pero hallamos la solución al utilizar sólo la cuerda de manera muy fuerte. Aquí fue cuando me empecé a plantear muy seriamente lo de la orquestación, la utilización de más o menos instrumentos, el llegar al punto de adivinar cuando el sonido llega a pisar la imagen.

Versión AmericanaBSO: ¿Que te pareció el remake americano,“Vanilla Sky”?.

AA: Creo que el gusto musical de Cameron Crowe está fuera de dudas, pero es cierto que la aproximación es totalmente distinta. Cuando vi la película me chocó, porque la música me llevaba a otro sitio, distinto al explorado por la versión original nuestra del film. Se nota que sus gustos parten del rock tanto como los mios vienen de la música de cine, de la música sinfónica. No puedo decir que sea una mala película, porque desde luego la idea no era copiar la mía. De hecho recuerdo que lo que más me sorprendió es que cuando fuí allí lo que mas les había llamado la atención del original era el tema de Onion, “Sick of You”, que se lo sabían de memoria y lo cantaban y todo. De hecho estuvieron a punto de meterlo en la versión americana (riendo). Es el tema del coche.

BSO: El cuál aparece en un momento vital de la historia. ¿Elegiste tú los temas del CD editado?

AA: Sí. Los elegí sobre un listado que me ofreció Sogecine. A lo que me negué es a que se pusiera una canción en los títulos de créditos finales, no me gusta esa obsesión y menos en esta película, porque estaba convencido que no funcionaría.


BSO:
A ver si puedes resolvernos una duda. Siempre hemos tenido la sensación, que aun siendo posterior, “Nadie Conoce a Nadie”, la compusiste con antelación a “La Lengua de las Mariposas”, todo debido al retraso obligado que sufrió la producción de “Los Otros”.

AA: Pues la verdad es que la compuse después. Terminé con “Abre los Ojos”, escribí el guión de“Los Otros”, el proceso se complicó y en medio de esto me pusieron en contacto con Lucio Godoypara que fuese mi próximo productor musical, ya que pensaron que podía ser esa persona que buscaba, la que pudiese trasladar mi concepto musical a una partitura. Alguien que tuviese mucho criterio cinematográfico y que hubiera compuesto para el cine y que además tuviese muy buen talento. Y muy importante, que fuese comprensivo con alguien como yo que no sabía solfeo(sonríe). Al dilatarse el proyecto de “Los Otros” nos surgió “La Lengua de las Mariposas” tras ser rechazada la grabación de la partitura de Illarramendi.

BSO: La duda surge, y de ahí la pregunta, porque “Nadie Conoce a Nadie” supone el final de una trilogía donde el piano es básico, a partir de la cual la sutileza va a estar mucho más presente en tu obra.

Mateo Gil, director de 'Nadie a Conoce a Nadie'AA: Pues es curioso, porque para “Nadie Conoce a Nadie” tenía un tema compuesto que empecé a utilizarlo (tenía cosas medio flamencas y así), pero decidí que el compás no me convencía para la película y a última hora hice algo distinto. Lo que sí es cierto es que al ser un thriller tenía mucho de lo explorado en las dos primeras y además Mateo quería un score muy efectivo que diese homogeneidad a la película y que la hiciese funcionar, por lo que la considero el proceso mas mercenario musicalmente en el que me he visto envuelto. La hice en tres semanas, con muchos problemas en la grabación, demasiado rápida y con la única obsesión que funcionara en la película. De hecho cuando me hablaron de sacar el disco les comenté el hecho de remezclar y fusionar partes.

BSO: Sí, una de las características de tú partitura es, donde destaca el hecho de breves subrayados musicales que acompañan la imagen, que está repleta de golpes de efecto, de funcionalidad para con las imágenes.

AA: Efectivamente. Pero lo pasé mal porque no hubo tiempo y la Orquesta de Praga no respondió como esperaba.

BSO: Sin embargo el tema central es muy logrado, con esa percusión semi religiosa.


AA:
Eso lo descubrí en el último momento. Era jugar con un ritmo de procesión religiosa llevada a extremos árabes, más que a un tema andaluz por la localización. Utilizamos un cymbalionelectrónico (el real lo usamos en “Los Otros”) y el timbal también estaba bien, que era también de muestra.

BSO: Es un score efectivo que juega mucho con elementos percusivos como en“Génesis”, “Dios es Mujer” o “Vamos a Jugar”.

AA: Con “Vamos a Jugar” lo pasé muy bien. Tenía en la cabeza a Goldsmith y sus grandes temas de acción. Pero, por ejemplo, yo estoy contentísimo con el tema“Fotos”.

BSO: Un tema muy atonal.

AA: Sí, porque la secuencia es muy extraña, donde un tipo pega fotos en las paredes de una sala de revelado, y Mateo no sabía bien que quería trasmitir. Quería algo que estuviera a caballo entre el misterio y la seducción, y aquel reto me gustó.

PN: Hablando de seducción, “María” no es precisamente un tema romántico, tiene desde luego algo malsano, ambiguo como al final acaba revelándose el personaje

AA: Sí es un tema que no me acabó de enamorar. Está también en los titulos de crédito finales, pero del inicio de estos sí que estoy muy contento, de esa fuga inicial. A “María” le di mil vueltas y al final me salió eso que en realidad sí que funcionaba con la imagen, pero me sentí un poco dirigido, porque Mateo había puesto su escena con un temp track de “Eyes Wide Shut” de Jocelyn Pook y funciona a las mil maravillas, y así es difícil, te condiciona mucho.

Fuente: http://www.bsospirit.com/entrevistas/alejandroamenabar_parte1.php

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s