ENTREVISTA A DUNCAN JONES, DIRECTOR DE MOON

Duncan, quien se ha ganado una notable reputación de controversia en el campo de la publicidad, empezó su carrera como operador de wild-cam para el director Tony Scott, antes de pasarse al campo de la publicidad y los videoclips. Su cortometraje Whistle se proyectó en festivales del mundo entero y da paso ahora a su debut en el mundo del largo con Moon. Duncan actualmente está escribiendo y desarrollando su próximo proyecto, Mute con el apoyo del UK Film Council.


Duncan Jones

Moon

Pregunta: La película evoca a la ciencia-ficción clásica.
Duncan: Hay una razón por la cual “indie” y “ciencia-ficción” raramente se ven juntas en una frase. La ciencia-ficción en sí requiere normalmente de los valores de las grandes producciones, y tal como se puede imaginar esto es muy difícil de conseguir con el presupuesto de una película independiente. Así que poner en marcha Moon fue un intrincado rompecabezas: queríamos contar una historia que fuera a la vez profundamente humana pero que fuera universal; queríamos mantener un reparto pequeño y rodar en un ambiente completamente controlable; y también de obtener para la pantalla el máximo posible de los efectos visuales. Era muy ambicioso, pero valió la pena, hicimos una película de ciencia-ficción de las buenas, con una intensa historia, una interpretación asombrosa hecha por un actor extraordinario, una gran cantidad de efectos especiales impresionantes, y lo hicimos en 33 días con un presupuesto pequeño. Si Gerty (la voz computarizada por Kevin Spacey), Sarang (la estación lunar), los vehículos lunares y las máquinas extractoras tienen una estética retro en su diseño, eso no es un accidente. Quisimos rendir un homenaje a esa época dorada.

P: Le inspiró la Luna
D: La luna es una localización obvia pero ignorada en la historia de la ciencia-ficción. Solo han pasado 40 años desde la primera vez que viajamos a la luna y me pone la piel de gallina pensar que la luna puede ser fuente suficiente de energía renovable para mantener provisto de energía a todo el planeta Tierra en los próximos cientos de años. Más que eso, todo el mundo siente una conexión personal con la luna. Todas las noches, lo que entra en nuestro campo visual es ciencia-ficción. Hace unos pocos años leí Entering Space escrita por el muy conocido ingeniero astronáutico, Robert Zubrin. Zubrin propone un caso científico y absolutamente atrapante de por qué y cómo la humanidad debería colonizar nuestro sistema solar. Era un acercamiento a la exploración espacial lleno de detalles prácticos y tomaba en cuenta el apetito fiscal que haría atractiva la colonización espacial a nuestro mundo capitalista. Uno de los primeros pasos recomendados era poner en marcha una mina de Helio-3 en la luna para extraer combustible para los generadores de energía de fusión. El libro realmente me impactó. No pude evitar pensar que el primer paso necesario para la vida en el espacio, un paso que habría de hacerse meramente por interés económico en lugar de puramente científico, era un conflicto de intereses fascinante. Las empresas por su naturaleza buscarían, por todos los medios, extraer el máximo de material crudo con el mínimo coste posible. Eso es, sencillamente, un buen negocio. Pero sin habitantes locales, sin grupos de derechos humanos para supervisar y mantener un ojo avizor en esos asuntos, ¿qué trataría de obtener una empresa? ¿Hasta dónde podría llegar incluso la corporación más benigna y ecologista? ¿Qué serían capaces de hacerle a un operario que habitara una base al otro lado de la luna? Estas son algunas de las ideas básicas que conforman la ciencia-ficción de Moon, pero no es el fondo de la película, lo importante es el elemento humano. Moon trata de la alienación; de cómo antropomorfizamos la tecnología; es acerca de cómo te asalta la paranoia cuando te encuentras en una prolongada relación a distancia; y de aprender a aceptarse a uno mismo. Muchas cosas para ser asumidas por una pequeña película independiente, pero tal vez este era el mejor lugar para intentarlo. Después de todo, solo se trata de ciencia-ficción.

P: La escribió para Sam Rockwell.
D: Conocí a Sam como un año antes de hacer Moon, nos encontramos para hablar de otro proyecto que finalmente no salió adelante. Sam entonces me comentó que era un aficionado a la ciencia-ficción y que si aparecía algo en ese género le encantaría verlo. En cuanto la reunión terminó, me tuve que poner a trabajar. ¡Necesitaba escribir una película de ciencia-ficción para que Sam Rockwell la protagonizara! Moon fue un desafío para escribir. Tenía que cumplir un criterio bastante estricto establecido por mi productor, Stuart Fenegan, para poder darle a la película la posibilidad de que se hiciera. Tenía que tener en mente un presupuesto muy limitado, de 5 millones de dólares; mantener el reparto al mínimo posible; escribir algo que pudiera hacerse en un estudio y que a la vez utilizara un conjunto de efectos visuales que pudiera maximizar el valor de la producción con un costo mínimo. Estaba escribiendo específicamente para Sam Rockwell, así que tenía que haber algo que fuera un desafío para él o al menos atrayente para que Sam se interesara en el proyecto como actor, pero además el filme en su integridad necesitaba tener un atractivo principal. Se me ocurrió que podía cumplir con la mayoría de los requisitos que nos habíamos planteado si Sam interpretara varios personajes. Sam tendría un desafío como actor, podía mantener mi reparto a mínimo y como equipo podíamos focalizar nuestros esfuerzos en lograr un específico tipo de efectos visuales. La clonación parecía encajar bien dentro del embrión de la historia en la que estaba pensando, la de un hombre atrapado en una base lunar. Me emocioné pensando: ‘¿Si uno se conociera en persona, se caería bien a sí mismo?’ Creo que es la pregunta más brutal, honesta y humana que existe… y la hace perfecta para la ciencia-ficción.


Moon

Moon

P: El desafío de un doble papel convenció a Rockwell.
D: No es muy arriesgado decir que las responsabilidades técnicas que pusimos sobre los hombros de Sam fueron de las más exigentes que se le han pedido a un actor en los últimos años. Otras películas en el pasado han tenido a un actor interpretando consigo mismo, pero jamás a los niveles en los que Sam tuvo que hacerlo en Moon. Su increíble talento y su paciencia infinita hicieron no solo que Moon fuera posible, sino que hizo retroceder los límites en un hecho complejo e implacable: cuando te equivocas es obvio, pero cuando aciertas eso no se ve, es invisible. Películas como Inseparables de Cronenberg o El ladrón de orquídeas de Spike Jonze, han lucido esa corona previamente, y fueron nuestra inspiración. Ahora esperamos que los que vengan después miren nuestro Moon para ver cómo se hace.

P: La interpretación de Rockwell se ganó también la participación de Kevin Spacey.
D: Cuando le mostramos a Kevin el material bruto aún con el sonido de referencia y sin efectos visuales, se quedó impresionado con lo buena que era la interpretación de Sam. Firmó sin dudarlo en ese mismo instante.

P: Encontrar la manera de rodar a los dos Rockwell fue uno más de los obstáculos de la producción.
D: La película, técnica y logísticamente era muy difícil. Rodamos más de 33 intensos y muy técnicos días en los estudios Shepperton, en los mismos estudios donde Ridley Scott rodara Alien 30 años antes. El decorado de Sarang era un espacio de 360º. El equipo entraba a través de la esclusa de aire por la mañana y allí se quedaba, sellado dentro de la base, durante el resto del día.

P: Hablaron exhaustivamente sobre cómo capturar la atmósfera y las sensaciones de aquellos amados filmes de ciencia-ficción.
D: Siempre he sido un fan de las películas de ciencia-ficción. Para mí, la época dorada del cine de ciencia-ficción fueron los años 70 y principio de los años 80, cuando películas como Naves misteriosas, Alien, el 8º pasajero, Blade Runner y Atmósfera cero contaban historias humanas que transcurrían en ambientes del futuro. Siempre quise hacer una película que pudiera encajar en ese cánon. Incuestionablemente, en estos días estas películas son cada vez menos frecuentes. No sé por qué, sin embargo, tengo una teoría: creo que en las dos últimas décadas los cineastas se han sentido algo avergonzados por el lado filosófico de la ciencia-ficción. Está bien eso de fascinarse frente a efectos increíbles y decir “ooooh” y “ahh” frente a paisajes extraordinarios, pero en ningún momento se supone que hay que tomárselo demasiado en serio. Nos hemos convencido de que la ciencia-ficción es frívola, para adolescentes. Nos han dicho que las viejas películas como Atmósfera cero y Naves misteriosas, eran demasiado lastimeras, demasiado quejumbrosas. Creo que eso es ridículo. Aquellos que aprecian la ciencia-ficción desean lo mejor para el mundo, pero entienden que tiene que existir una educación y que eso se logra investigando de entre los sucesos probables las peores hipótesis posibles. Es por eso que Blade Runner es tan brillante; utilizó el futuro para hacernos observar las cualidades humanas básicas desde una nueva perspectiva. Empatía. Humanidad. ¿Cómo se pueden definir esas cuestiones? Quería responder a esas preguntas. Tengo experiencia en grandes efectos especiales en publicidad en Gran Bretaña especialmente en esos trabajos que fusionan efectos generados por ordenador con imágenes reales. Eso me ha dado la conciencia y la seguridad de qué efectos serían los más provechosos, y dónde podíamos obtener lo mejor con nuestro presupuesto. Sabíamos que utilizando algunas técnicas de la vieja escuela como las de construir miniaturas, un diseño artístico retro (y rentable), y luego construir una capa de efectos generados por ordenador contemporáneo en primer plano, podría crear un híbrido de ambos estilos, de acción real y de imágenes generadas por ordenador. Daría por resultado una imagen suntuosa y texturada; más allá de lo que obtienes con imágenes puramente generadas por ordenador. Que es algo que no se ve demasiado en el cine.


Moon

Moon

P: También tuvo que adaptar la historia a los tecnicismos de una operación minera.
D: Queríamos que la base y sus vehículos tuvieran la misma sensación de “gravilla y grandes botas” que extrañamos en la ciencia-ficción, en oposición al estilo más contemporáneo (pero más cobarde) del tipo de pantallas táctiles como el iPod por la que la mayoría de los diseñadores artísticos de ciencia-ficción parecen decantarse en la actualidad. Las cosas tenían que aparentar haber sido hechas en material concreto. La arquitectura tenía que semejar a algo manufacturado y tener ángulos marcados. Tony Noble logró el milagro de que nuestra visualización se transformara en realidad. Como biblia para el aspecto de los exteriores lunares, nos apoyamos en Full Moon de Michael Light, una asombrosa colección de fotografías de la NASA de las misiones Apollo, llenas de bellas imágenes de la luna de alto contraste en 70mm, tanto desde el espacio como desde la superficie. Esto me dio una idea muy clara de cómo quería que fueran los exteriores de nuestra película. Trabajamos con Bill Pearson, el genio de los modelos del famoso Alien, para crear los modelos de acción real y las secciones del paisaje lunar para que nuestros vehículos se movieran; y luego, con la ayuda de la fantástica casa de efectos especiales de Londres, Cinesite, realzamos los modelos y extendimos los paisajes digitalmente.

P: ¿Qué espera del recibimiento de Moon?
D: Que los forofos de la ciencia-ficción se desafíen unos a otros para tratar de encontrar todos los pequeños homenajes que se han hecho a los filmes de ciencia-ficción del pasado. Quiero que la gente deje la sala buscando en sus iPhones información sobre el Helio-3 como potencial combustible para la generación de la fusión y discutiendo acerca de las perspectivas de la minería lunar. Quiero que los fans de la ciencia-ficción salten de emoción y hablen de lo estupendo que nos quedaron los vehículos, las máquinas extractoras y la base. Quiero que los románticos se deshagan en lágrimas, y compartan un momento con la gente que aman o que la llamen si se encuentran lejos. Pero lo más importante, quiero que los amantes del cine digan, ‘Esta película es condenadamente buena. Me pregunto qué es lo estos tíos harán en la próxima…’

FUENTE: http://www.cinefantastico.com/entrevista.php?id=191

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s