Audition, reseña de la película

  • Audition int

Un padre viudo, decide seguir el consejo de su hijo, y se embarca, con la compli-cidad de un amigo, en la búsqueda de su media naranja. Para ello decide organizar un casting para una supuesta película, en el cuál descubre a la que cree la mujer de su vida. Pero ésta guarda oscuros secretos que hacen que el idilio termine en un auténtico infierno.

“Audition” es de esas películas que todos llevamos dentro, nunca se olvidan, pasan los años y sigue allí esperando que a le des esa revisión, a la que nunca te quieres enfrentar, o ese primer y traumático visionado. Hasta que llega un día en el realmente te apetece ver algo como “Audition” ya sea para ver algo contundente que de verdad llegue al espectador o para confirmar la decepción de un primer visionado o para experimentar un primero sea como sea al final te lanzas y para bien o, por el contrario, para mal siempre deja una huella.

El argumento de “Audition” no es nada fuera de lo usual, es hasta repetitivo pero tiene esa extraña capacidad de no pasar desapercibida, es prácticamente inevitable no fijarse en ella, gran culpa de ello lo tiene su director Takashi Miike un experto en generar controversia; es de esos directores que van a matar y eso da miedo. Como ya sabéis “Audition” está basada en la novela de Ryû Murakami del mismo título, la cual no he tenido la oportunidad de leer por lo que no puedo compararlas además recordar que el libro fue ni siquiera ha sido publicado en España, pero dado que el propio Ryû Murakami participo como guionista en la película probablemente sea bastante fiel al resultado final.

Audition 1

El argumento gira en torno a Shigeharu un hombre mayor, viudo y con un hijo, que podríamos decir que está a falta de una pareja, de rehacer una familia. Y gracias a la ocurrencia y predisposición de un amigo decide realizar una serie de audiciones con el objetivo de encontrar pareja; es entonces cuando aparece Asami, una mujer que solo destaca por su belleza, es apática y sosa, como si le faltase vida o naturalidad pero cuyos dotes consiguen enamorar a nuestro protagonista sencillamente por compatibilidad. Es obvio que el espectador ve la situación de una manera muy diferente a la de nuestro protagonista, en seguida intuimos que Asami no es quién dice ser, es como un cadáver; hay algo que falla. Sin embargo está ese extraño encanto u obsesión que de alguna forma nos llega, nos permite dejarnos llevar, relajarnos y disfrutar de este extraño amor aparentemente inocente. No obstante como era de esperar el film poco a poco va mos-trando sus cartas de por dónde se pretende llevar el asunto, así todo el tiempo lanzando indirectas mediante un desarrollo de tintes policiacos, lo que hacen de “Audition” una película un tanto peculiar y no hecha para gente con poca paciencia o que no sepa sacar nada de lo que ésta propone. Ante todo “Audition” es un drama en gran parte de su metraje y es entendible que siempre haya alguien incapaz de conectar con éste por mucho terror que haya después; si uno no es capaz de sentir nada excepto aburrimiento senci-llamente no hay nada que hacer, es preferible quitarla y ponerse a ver otra cosa que perder 115 minutos de tu vida intentando comprender un amor inconcebible dependiendo de para quién. Una vez que empieza el terror por fin empezamos a ser conscientes de ese punto de truculencia de la película, por mucho que captásemos esas pistas no es hasta que llegan sus últimos 20 minutos cuando nos damos cuenta de lo inimaginable, de la demencia a la que vamos a ser expuestos y lo vulnerables que desgraciadamente hemos estado siendo. Es entonces cuando el propio shock que sufre el protagonista le envía al principio, al pasado, bajo una oscura mirada azul, la mirada de la verdad; es ahí cuando Shigeharu se da cuenta de que siempre lo ha sabido, estaba delante de sus ojos pero el amor lo ha desprotegido, lo ha vendido al mismísimo diablo, él mismo ha conseguido madurar una mentira sin retorno, ya no hay vuelta atrás. De repente se escuchamos el primer “Kiri-Kiri-Kiri-Kiri” y empieza un dolor mucho peor que el de la verdad, el de la muerte, hasta tal punto que somos capaces de respirarlo, de sentirlo y cuando por fin termina solo sentimos una pena irrefrenable, quizá se deba a que hemos conseguido empatizar, sabemos lo que sienten y lo mucho que duele. Shigeharu es el enamorado y Asami la despechada, uno quería encontrar el amor, otro solo quería romperle el corazón algo que por culpa del despecho dejo de tener y lo triste es que ya no queda nada ni Shigeharu ni Asami han ganado nada lo único que han conseguido es perder.

Audition 2

Es ahí cuando el espectador puede confirmar de verdad si Miike lo ha conseguido, ha ganado o por el contrario ha perdido, sea cual sea el resultado nos preguntaremos: ¿Es entonces enamorarse una enfermedad imposible de redimir? ¿Eso lo convierte en algo malo que solo crea dolor? Quizá nunca lo sepamos pero lo curioso es que por mucho que intentemos olvidar no cambiaremos nada, el dolor seguirá ahí y la única forma de cambiar eso es haciendo balance, quedándote con lo bueno, y como bien dice al final de la película: nos daremos cuenta de que la vida es maravillosa; por regalarnos de forma tan afable lo que nos ha ofrecido y que desgraciadamente nos ha quitado, por lo que solo puedo decir que “así es la vida”. Esa es precisamente una de las cosas que más me gustan de “Audition” más allá de lo qué es también sabe aportar sus reflexiones, toda su primera parte se compone solo de palabras y cero hechos, y lo curioso es que precisamente eso lo que se crítica, las palabras, la falta de comunicación en las relaciones amorosas, dando lugar a encontronazos que juegan con la vida y la muerte de los dos miembros de la pareja; en “Audition” la mayor parte del tiempo son conversaciones que no llegan a ninguna parte, faltas de sinceridad , absolutamente huecas por culpa de una visión errónea de los hechos que fue propiciada por un enamoramiento inadecuado. Lo curioso del asunto es que la que lleva la voz cantante de todo es el personaje de Asami, a través de él se explica que se pretende con todo esto y cuál es la conclusión final; en mi opinión un gran acierto además de ser el motor de la película, si hay algo por lo que “Audition” destaca ante todos es por su maravilloso guión de tintes filosóficos.

Con “Audition” Miike demuestra ser mucho más que un buen director, consigue so-brepasar los límites de la realidad mediante un dilema sobre las relaciones amorosas, a través de una vena atroz, cruel y filosófica que encontraremos en el film; sencillamente impresionante, es capaz de conseguir que el espectador llegue a conectar con uno de los mayores monstruos del cine de terror actual y eso es mucho más que magia. “Audition” para mí siempre será una gran película capaz de hacer de cristal al espectador, incluso me atrevería a decir que en su momento fue más que eso, fue como ver un futuro próximo del cine de terror que estaba por llegar, y me alegro de que el tiempo la haya dejado en el lugar que se merece. Es cierto que quizá pierda el impacto que pudo ocasionar en su momento pero no dejará de maravillarme como la primera vez; no todo el mundo lo entenderá a lo mejor sencillamente es que no haya nada que entender yo soy de esos que prefieren limitarlo para mí es un sí o es un no.

Audition 3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s