Reseña de la película The Thing (La Cosa) de John Carpenter (1982)

TERIANTROPÍA

A finales de los años setenta y principios de los ochenta el cine de terror tomó un nuevo y revitalizante giro. Nuevo autores aportaron aire fresco a un género perdido y con olor a naftalina. Jóvenes cineastas cómo Steven Spielberg (Tiburón, Jaws, 1975);Wes Craven (Las Colinas Tienen Ojos, The Hill Have Eyes, 1977);Ridley Scott (Alien, el Octavo Pasajero, Alien, 1979); y, David Cronenberg (La Mosca, The Fly, 1986), cambiaron las reglas y atrajeron al público a las salas. Junto a ellos, un realizador neoyorquino muy particular, director de culto y todo un símbolo del género, hablamos deJohn Carpenter. Desde su primer largometraje, Estrella Oscura(Dark Star, 1974), Carpenter demostró un nuevo tipo de cine, detallista, autorreferencial y de gusto pulp. Prueba de ello son pequeñas joyas cómo Asalto a la Comisaría del Distrito 13 (Assault on Precint 13, 1976); Golpe en la Pequeña China (Big Trouble in Little China, 1986); o Rescate en Los Ángeles (Escape from L.A, 1996). Una filmografía llena de incomprensión y admiración, ambas separadas por una fina línea cercana a la nostálgica serie B.
Una de sus creaciones más exitosas fue el filme que hoy nos ocupa, The Thing (La Cosa, 1982). Adaptación del relato de John W. Campbell, Who Goes There? (1948), que tuvo un paso previo por la gran pantalla en 1951 a cargo de Christian Nyby con guión de Charles Lederer y la música de Dimitri Tiomkin. Ambas películas han sabido convivir a lo largo de las décadas siendo consideradas obras claves del género y objeto de estudio por sus numerosos seguidores. Algo que no ha pasado desapercibido para los grandes estudios que veintinueve años después del filme de Carpenter pusieron en marcha un proyecto de precuela dirigida por Matthijs van Heijningen Jr e interpretada por Joel Edgerton y Mary Elizabeth Winstead que verá la luz este curso. Una vuelta a la enigmática Antártida donde les espera el más terrible de los secretos.

La Cosa de John Carpenter creó escuela y ha sido una referencia para películas posteriores cómo Abyss (James Cameron, 1989), Smilla, Misterio en la Nieve (Smilla’s Sense of Snow, 1997) o la más reciente Sunshine (Danny Boyle, 2007). Un éxito que se basa en unmagnético inicio lleno de zozobra y suspense. Una sensación de desasosiego que no abandonara el metraje del filme hasta su epílogo. La nieve, la aridez glacial y unos personajes equidistantes entre el asombro y la demencia conforman una trama tan simple como adictiva. Todo complementado con un gran nivel técnico, una estupenda dirección y la sobresaliente banda sonora de Ennio Morricone. Sin duda, La Cosa (The Thing) es todo un ejemplo del mejor cine de género de los fructíferos años ochenta. Una pesadilla espeluznante que deja huella en el espectador.

MACREADY, EL HÉROE INESPERADO

Carpenter contó para el filme con su actor fetiche, Kurt Russell cómo el aventurero R.J. MacReady en una fantástica elección de casting. En esta agobiante cueva de ignorancia e incomprensión en la que se convierte la estación antártica, el personaje interpretado por Russell representa una loca cordura que debe convivir entre el enemigo potencial con forma de compañero. Un terror de cuerpo horroroso y sangriento que sólo encuentra réplica en la tenacidad de este cowboy de la tundra. Lejos de la esperanza y la placidez, MacReady es el único y sólido nexo entre los hechos y el público. La tranquilidad de éste depende sobremanera de un héroe inesperado que con fuego y pólvora intentará dar respuestas a sus propias preguntas. Al igual que el largometraje, un personaje fascinante que habita en un universo sólo existente en los sueños.

Momentos inolvidables cómo el prólogo con persecución canina, la escena en la jaula con los perros o ese cadalso de extracción sanguínea demuestran el inconfundible estilo de Carpenter. Un Carpenter que saca enorme partido a un enclave inhóspito de minimalista colorimetría y el habitual uso de la steadycam. Señas de identidad de un maestro del terror que nos aborda y atrapa con un relato tan sobrecogedor cómo gratificante. Es probable que MacReady jamás volviera al polo. The Thing (La Cosa, 1982) siempre será la excusa perfecta para repetir una estancia que se graba en la retina para siempre.

“Sé que yo soy humano. Y si todos vosotros fuerais una de esas cosas, me atacaríais todos juntos ahora mismo, por lo que algunos aún sois humanos. Esa cosa no quiere mostrarse a sí misma. Quiere ocultarse dentro de una imitación. Luchará si tiene que hacerlo, pero es vulnerable al descubierto. Si nos captura, no tendrá más enemigos, no quedará nadie para matarla. Y entonces habrá vencido.”
MacReady (Kurt Russell)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s