LA CARA OCULTA (CRÍTICA)

Buen thriller de intriga, La cara oculta nos sumerge en un espiral de ansiedad y desesperación en el marco de una casa a las afueras de Bogotá, Colombia, alquilada por el protagonista, Adrián, un reconocido director de orquestra español que se traslada al país sudamericano con su pareja para dirigir la filarmónica de esta capital durante un año.

Estando ya instalados y tras una discusión provocada por los celos justificados de su mujer Belén, interpretada por Clara Lago, nuestro protagonista es abandonado por ésta, dejándole solo en su enorme y solitaria casa. Mientras trata de comprender por qué y sobrellevar su profunda pena, conoce a Fabiana, una camarera interpretada por Martina García, que le ayudará a olvidarla y rehacer su vida.

El juego en el filme lo da el hecho de que la casa posee un inquietante secreto, su dueño y diseñador era un nazi aleman refugiado en Colombia que empujado por su miedo a que le vinieran a buscar para hacerle pagar sus crímenes de guerra construyó un refugio completamente hermético e indetectable dentro de esta. Su idea era tener un sitio des de donde poder ver y oir en todo momento lo que sucedía en la casa sin poder ser detectado por los ocupantes de la misma pudiéndose así esconder de sus posible perseguidores.

Coproducción hispano colombiana avalada en nuestro país por Hispano Foxfilm, La cara oculta está dirigida y escrita por Andrés Baiz, que nos trae su segundo largometraje tras la producción colombiana Satanás, perfil de un asesino (Satanás, 2007), en la que ya contó con la actriz Martina García.

Destaca por supuesto en el filme el buen actor que es Quim Gutiérrez, que ya vimos enPrimos (2011) también junto a Clara Lago, y en la premiada Azuloscurocasinegro (2006) de Daniel Sánchez Arévalo, y que una vez más realiza un espléndido trabajo, con este personaje sentimentalmente perturbado y ecléctico, que el actor consigue personificar con gran habilidad a pesar de ser un perfil claramente pensado para un actor más maduro, transmitiéndonos perfectamente un sufrimiento por la desaparición de su mujer que nunca acaba sobrellevar del todo.

En conclusión, un filme apoyado básicamente en el guión y el montaje para sorprendernos y manipularnos, en el que la realización nos mantiene en constante tensión contagiándonos una sensación de angustia digna de disfrutar. Si bien puede decirse que el ritmo argumental no es muy alto y la estructura del filme lo deja inevitablemente partido en dos, vale la pena visionar La cara oculta si a uno le apetece un buen thriller sin pretensiones con destacables actuaciones y giros de guión.

 JORDI CIERCO.

Fuente: http://www.findelahistoria.com/2012/03/la-cara-oculta/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s