Andrew Niccol: La ética del futuro

Guionista y director, Niccol ha realizado algunos de los filmes más originales de ciencia ficción. Lo suyo no es la acción, sino las ideas y los peligros derivados del avance del mundo moderno.

Las historias concebidas por Andrew Niccol nunca se quedan en un mero entretenimiento. Estamos ante un cineasta que es todo lo opuesto a la frivolidad, característica que desgraciadamente viene tantas veces asociada al género de ciencia ficción. Siempre hay excepciones, claro; no hay más que pensar en clásicos como 2001: una odisea del espacio o Blade Runner, por poner dos ejemplos emblemáticos. Pues bien, las películas de Niccol entran en esa lista de filmes que ofrecen una enormidad de sugerencias y reflexiones éticas acerca de la condición humana, relacionada con los adelantos de la ciencia moderna y las aspiraciones tecnológicas hacia la fabricación un mundo mejor.

Nacido en Paraparaumu, localidad de Nueva Zelanda, el 10 de junio de 1964, Andrew Niccol se dedicó a la publicidad antes de decidirse a dar el salto al cine de ficción. Comenzó su carrera en Londres, donde rodó anuncios comerciales durante diez años. Se mudó entonces a Hollywood, en donde contactó con el influyente y poderoso productor Scott Rudin. A él le presentó un proyecto muy ambicioso: la historia de un hombre cuya vida entera formaba parte de un programa televisivo sin que él lo supiera. La idea era fantástica, pero el presupuesto para realizar ese film era muy elevado y Rudin no se atrevió a concederle la dirección de ese guión a un debutante. Eligió por tanto a un director tan experimentado para llevarlo a cabo, con un presupuesto de 80 millones de dólares. El resultado fue la extraordinaria película El Show de Truman, que fue dirigida por Peter Weir en 1998, y protagonizada por Jim Carrey. El film obtuvo un gran éxito de crítica y público y fue nominado al Oscar al Mejor Guión, obra de Niccol.

Andrew Niccol debió de sentirse muy mal al no ser él el elegido para rodar su primer guión, aunque ciertamente, las cosas podrían haber sido mucho peores. No cabe duda de que Peter Weir es un director extraordinario y quizá sacó lo mejor del material con que contaba. De cualquier forma, pasados los años Niccol declaró que su gran falló fue haber ofrecido a los productores como primer proyecto una película tan cara. Y es que los inversores sólo estaban dispuestos a desembolsar 20 millones de dólares para una primera película de Niccol, entonces un completo desconocido. La consecuencia fue que la historia de Truman se retrasó y fue a parar a otras manos, como ya hemos dicho, y que, entonces, Niccol se ofreció a dirigir otra historia también escrita por él. Esta vez, el presupuesto se ajustaba al mínimo y recibió el visto bueno. Gattaca (1997) se convirtió por tanto en la primera película que dio a conocer a Niccol, aunque en realidad su primera historia escrita fue la de Truman.

Tanto El Show de Truman como Gattaca hablan de los peligros de la modernidad, un mundo en donde priman las apariencias, las imágenes y no el valor propio de cada ser humano. En la primera historia, los medios de comunicación se han convertido en dioses que recrean la realidad a su antojo, y les da igual si para ello utilizan a los humanos como conejillos de indias. En Gattaca el argumento es muy diferente, pero de la misma forma se hace referencia a lo auténtico del espíritu humano, a la libertad por encima de la programación e incluso de la genética, que no limita las posibilidades del libre albedrío. Todavía tendría que venir una tercera película para completar lo que podría denominarse la “Trilogía de la autenticidad” del director. Se trata de S1m0ne (2002), un film que directamente centra el tiro en el uso de la imagen para engañar al espectador con una realidad que no existe, en este caso una actriz recreada por ordenador llegará a convertirse en estrella mediática. La película, aunque probablemente inferior a las anteriores, es premonitoria sin duda de hacia dónde se dirige el cine: a la interpretación de actores digitales.

El director se enamoró además de la protagonista de S1m0ne, una modelo australiana que nunca había actuado en el cine llamada Rachel Roberts. Se casaron y en la actualidad han tenido dos hijos, Jack y Ava. Posteriormente, Roberts ha participado esporádicamente en algunos episodios de series de televisión.

En 2004, Niccol pergeñó una irónica historia de un hombre que por problemas diplomáticos se queda encerrado en un aeropuerto, en tierra de nadie. La historia, titulada La terminal, acabó siendo dirigida con notable éxito por Steven Spielberg, a partir de un libreto de varios guionistas. Y en 2005 Niccol escribió y dirigió El señor de la guerra. El director australiano daba con ello un giro a su filmografía y dejando de lado temas más hondos criticaba el contrabando de armas y la hipocresía de los países capitalistas. El film, protagonizado por un decadente Nicolas Cage, no obtuvo el recibimiento esperado y Niccol permaneció inactivo durante seis años.Andrew Niccol

Pero en 2011 el Niccol más genuino ha regresado con In Time, una de esas historias futuristas, que puede leerse como una fábula del mundo moderno. Se trata de un thriller de ciencia ficción que imagina que los humanos tienen sólo un tiempo de vida limitado a 25 años. Si quieren más tendrán que comprarlo. El film está interpretado por actores en alza como Justin Timberlake y Olivia Wilde. Pero se ve que Niccol tiene ideas más que en la recámara, porque ya se anuncia para 2013 la que será su quinta película como director: La huésped. Él mismo escribirá el guión a partir de la novela de Stephenie Meyer (autora de la saga literaria de Crepúsculo). Protagonizará Saoirse Ronan.

FILMOGRAFÍA

FUENTE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s