Comentario sobre Simone (S1m0ne)

El director Andrew Niccol parece ser uno de esos cineastas que tienen a la vez la mala y la buena suerte de participar en proyectos inteligentes, que la crítica aclama, pero que en taquilla no resultan muy exitosos. La fenomenal “Gattaca” (1997) que él mismo dirigió, y la interesante “The Truman Show”, hecha con su guión, hacían preguntas fundamentales sobre la humanidad, y utilizaban un entorno semi-fantástico para alegorizar con gran pericia las dudas y retos que enfrentamos como sociedad en este específico punto de la historia.

“Simone” pretende hacer lo mismo; pero tal vez con dolorosa conciencia de sus pasados fracasos económicos, Niccol ha preferido tomar un enfoque más humorístico, con lo que tal vez resta un poco de gravedad al tema central de la cinta: la fama.

Si en algo falló “The Truman Show” fué en que la percepción pública de su protagonista (Jim Carrey) no se conjugó exitosamente con el tono satírico y crítico de la cinta. Digamos que la estrella opacó el mensaje de la película. Y es un examen de ese preciso fenómeno lo que da vida a “Simone”.

Al principio de la cinta conocemo a Victor Taranksy (Al Pacino), un prestigioso director de cine que ha visto caer su nivel en Hollywood debido a sus recientes fracasos en taquilla. Él sigue siendo considerado como un buen director, pero el valor real de alguien en el mundillo del cine se basa completamente en el dinero que ha producido para el estudio. Entonces, con el ocasional apoyo y críticas de su ex-esposa, que también es presidente del estudio, Victor trabaja en una cinta para, ojalá, redimirse. Pero los caprichos y boberías de su actriz principal lo exasperan a tal grado que está al borde de abandonar el proyecto. Entonces, Hank (Elias Koteas), un visionario y genio de la computación le entrega a Taransky un preciadísimo regalo: Simone, una actriz digital, perfectamente realizada, indistinguible de un ser humano real y bajo el control total del desesperado director. Manteniendo el origen de la actriz virtual en secreto, Victor completa su película, la cual es un éxito… pero ese éxito pronto se vuelve contra él cuando la fama de su “estrella” se sale de control…

“Simone” es una de esas películas que no pretende dar respuestas a la incógnitas que presenta; su intención se limita a utilizar el humor para sacar a relucir y examinar lo absurdo en la sociedad. A nosotros nos corresponde sacar las conclusiones. Y es ese tipo de cine, el que nos hace pensar, una de las mejores experiencias para las audiencias modernas, si deciden aceptar el reto.

Como siempre, uno de los puntos más fuertes en la obra de Niccol es el elenco. Al Pacino repite su consabido papel de “triunfador venido a menos”, pero la adición de humor a su personaje lo hace mucho más fresco e interesante… agradezcamos que no es un ex-policía divorciado. Bueno, no es policía, pero sí está divorciado. La excelente actriz Catherine Keener hace el papel de su ex-esposa en la envidiable posición de controlar el estudio cinematográfico para el que trabaja su ex-esposo. Como tal, Keener logra una perfecta actuación, transmitiendo igualmente estima, condescendencia e irritación por el irracional comportamiento de Taranksy… y todo ello sin perder la simpatía del público. Evan Rachel Wood tiene tal vez el papel más igrato como Lainie Christian, hija de ese matrimonio, pero la joven actriz cuenta con suficiente carisma y encanto como para superar el predecible papel. Redondeando el elenco hay dos cortas pero jugosas participaciones: Winona Ryder como una neurótica, egoísta y caprichosa actriz (?), y el gran Elias Koteas, siempre interesante, como el hilarante genio creador de Simone, obsesionado con la tecnología e incapaz de comportamiento humano normal.

Y hablando de tecnología… yo he trabajado durante algunos años en animación por computadora, por lo que estoy plenamente conciente de que lo que propone la cinta es actualmente imposible y hasta ridículo. Pero este no es de ninguna manera el punto de la cinta. No hay que caer en el error de tomar demasiado en serio la “ciencia” que respalda la creación de una actriz digital. Se trata, simplemente, de una herramienta narrativa que permite el desarrollo de una excelente historia, y la exposición de un interesante mensaje. Quien quiera buscar errores ciertamente los encontrará, pero, de nuevo, sería una equivocación el enfocarse en esos detalles, cuando el todo es tan atractivo.

Tal vez “Simone” será un poco difícil de aceptar para una parte de la audiencia; no es tan graciosa como para ser una simple comedia; el humor viene más del análisis de las escenas que de su contenido textual. Tampoco es ciencia ficción, aunque utiliza las herramientas clásicas del género para analizar la conducta del hombre. Esta mezcla tal vez dejará fríos a algunos, pero quien se haya cuestionado alguna vez sobre la naturaleza de la fama, encontrará amplio campo para pensar y divertirse. Muy recomendada, con la aclaración de que conviene mantener la mente abierta y el cerebro trabajando.

FUENTE ORIGINAL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s