S1M0NE, La muerte de lo real

Con  el  propósito  de  desarrollar  una  labor  de  argumentación  y  defensa  de  la  capacidad  del  discurso  cinematográfico  ficcional  para  albergar  contenidos  que  obedecen a un perfil reflexivo, llevaremos a cabo el consiguiente estudio del film de  Andrew Niccol Simone (2002). La elección de una película que se sitúa dentro de  los  márgenes  de  la  extendida  aunque  difusa  convención  del  “cine  de  consumo”  ,  tiene como objetivo desmoldar el tópico que reserva en exclusiva al terreno de la  experimentación y las prácticas de vanguardia la posibilidad de abordar temáticas  de talante filosófico.  Partiendo  de  la  reflexión  en  torno  a  la  evolución  tecnológica  del  cine,  Simone es  capaz de articular un complejo discurso que toma como eje central el fenómeno de  los simulacros. Si como afirma Ángel Quintana “la crisis de la realidad ha sido uno  de los  problemas  dominantes  del  cine  de  ficción  del  fin  del milenio”1,  Simone es  una heredera directa de esta concepción ubicada temporalmente en el nacimiento  del nuevo siglo.   Así,  podemos  trazar  una  trayectoria  de  abstracción  ascendente  que  parte  de  la  materialidad  del  programa  informático  de  simulación  de  actores  que  recibe  el  personaje  de  Víctor  Taransky,  para  concluir  con la  exploración  del  repertorio  de  universos  simbólicos  constituido  por  arte, mito  y  religión.  En  la  película  dirigida  por  Niccol  confluyen    los  “sistemas  de  modelización  secundaria”  de  Lotman  y  la  problemática  científica,  apuntando  en  su  interacción  hacia  leitmotivs fundamentales dentro del imaginario de la Postmodernidad.

Volviendo  a  la  especificidad  de  la  materia  del  cine  digital,  destaca  el  carácter  metadiscursivo de Simone, cuya construcción argumental se configura en  torno a  las consecuencias de un hipoté ico desarrollo exorbitado del “cine sin huellas”.  t En  conclusión,  al  margen  de  criterios  de  calidad  o  excelencia,  que  exceden  los  límites  de  nuestro  trabajo  filmológico,  hemos  de  reconocer  el  enorme  potencial  significativo  de  la  obra  de  Andrew  Niccol.  De  este  modo,  nos  disponemos  a  desentrañar el funcionamiento y razón de ser de los mecanismos sobre los que se  sustenta la prolífica densidad semántica de Simone.

TEXTO COMPLETO

FUENTE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s