Análisis de la película

1198475528_f

Hombre mirando al sudeste, es una poética realización del director Eliseo Subiela en el año de 1986. En tanto su composición visual y fotografía también es una gran maniobra poética, vemos un gran uso del claro oscuro, tomando en cuenta la historia central de Hombre mirando al Sudeste y la incursión de un personaje llamado Ramtez que representa una especie de mesías en medio de la locura excesiva de la estupidez humana, el director de fotografía, Ricardo Angelis, utiliza este símbolo representativo de Ramtez para mostrarlo en la imagen de la película, por eso no es de extrañar la presencia de espacios oscuros con poca iluminación, donde el personaje central irradia en casi todos una pequeña luz, que sobresale por encima de todo el resto de opacidad del plano. En dicha iluminación, Angelis utiliza una iluminación subrayada “(…) que puede llegar a alterar los contornos de los objetos encuadrados, y que puede conseguir resultados fuertemente antinaturales” Como analizar un film-Francesco Casetti y Federico Di Chio

Empezando la película y con la incursión de los créditos, se hace una breve introducción a través de las imágenes sobre la razón de la historia, unos planos estáticos donde no se encuentra movimiento alguno, pero si la visión de largos pasillos, oscuros y en profundidad, con sensación insípida que nos da la idea de un hospital psiquiátrico. En hombre mirando al sudeste, hay muchos elementos a tomar en cuenta, en un primer punto la ubicación que tiene la cámara en la mayoría de los planos, porque no es una ubicación frontal frente a los personajes o los objetos filmados, sino que es una inclinación oblicua, es decir que la cámara esta situada mas hacia un lado en el momento de la filmación, como en diagonal. Este modo de ubicación de la cámara esta presente en muchas partes de la película, la razón de ubicarla de esa manera tiene mucho que ver con la estructura de la historia, con lo que sucede y la relación de ubicación que tiene el personaje de Ramtez con el sudeste, lugar donde recibe toda la información de su planeta. Tal vez sea coincidencia, pero puede existir relación, con la posición en diagonal tanto del personaje como de la cámara.

Hay tan solo una imagen de la película que tiene una connotación mas metafórica, es donde El Doctor Dennis lanza el bolso de Beatriz por el balcón, esta imagen se ve distorsionada, casi que irreal, es un acercamiento mas directo a lo que haría el director en otras producciones futuras, porque es evidente en su filmografía la presencia de el surrealismo.

También hay muchos planos en picada y contra picada, por momentos el personaje de Ramtez es capturado por la cámara en contra picada, y la cámara poco a poco se va moviendo hasta alcanzar el nivel normal de un primer plano, en el rostro de Ramtez, es como si su posición de locura y de disminución fuese decayendo hasta alcanzar un termino de normalidad e igualdad, también se muestra por momentos la figura de Ramtez agrandad por una contra picada, la cuál aumenta fortaleza en imagen del personaje. En términos del montaje puede ser esa la razón de las picadas y contra picadas.

Hay un elemento que acompaña el proceso de identificación con el mesías del que se hablaba anteriormente, porque no solo en la historia formal vemos esa relación directa, sino en la construcción visual de la película, en varias secuencias vemos imágenes representativas del Cristo, por ejemplo en un espectacular recorrido del cuerpo de Ramtez, como un pequeño y lento travelling a través de este hombre que ya esta desahuciado, en esa imagen hay una referencia directa con la historia cristina, este hombre esta en una miseria completa y la cámara se encarga de mostrarlo vulnerable y débil, luego Ramtez pronuncia estas catastróficas palabras : “Doctor, porque me ha abandonado”. Referencia literalmente bíblica. Otras de las imágenes literales a la estructura del profeta es cuando Beatriz tiene entre sus manos a Ramtez, lo acoge para protegerlo y un plano general deja ver la posición en la que esta Ramtez con respecto a Beatriz, es una imagen conocida por todos, es la proyección de una María que tiene entre sus brazos a un Jesús moribundo ya por desfallecer al último suspiro.

En otra secuencia, tenemos a Ramtez en un restaurante, hay un primer plano de su rostro, donde se hace énfasis en sus ojos, él mira para enfrente y ve una familia con hambre, la mujer le brinda el poco de pan que tiene a sus 4 hijos, entonces, él la mira, y hace uso de su poder para que la comida de los demás clientes llegue donde esta la mujer, en esta secuencia de gran hermosura, porque no tuvo necesidad de recurrir al dialogo, en una secuencia donde la imagen habla por sí sola, vemos otro rastreo característico del mesías extraterrestre. Es un hombre bondadoso y da de comer a quién tiene hambre, como cubre a quién tiene frio, en alguna de sus explicaciones dice él que es una reacción enteramente racional, es una única respuesta a un estimulo.

“(…) Yo soy mas racional que ustedes, respondo racionalmente a los estímulos, si alguien sufre lo consuelo, alguien me pide ayuda se la doy, ¿porque entonces usted cree que estoy loco?, Si alguien me mira lo miro, alguien me habla lo escucho, ustedes se han ido volviendo locos de a poco por no ser capaces de reconocer esos estímulos, simplemente por haber ido ignorándolos, alguien se muere y ustedes lo dejan morir, alguien pide ayuda y ustedes miran para otro lado, alguien tiene hambre y ustedes dilapidan lo que tienen, alguien se muere de tristeza y ustedes lo encierran para no verlo”. Hombre mirando al sudeste

Esta película esta narrada desde la subjetividad del Doctor Denis, la cuál se muestra con una voz en off, que se encargará de rastrear los procesos y cambios que se efectuaran en los personajes principales, en algunas escenas vemos pedazos de flash backs, sutiles y cortos. En la primera secuencia, donde el doctor habla con un enfermo que le habla como en monologo, porque el doctor no le oye, lo mira, mientras piensa en sí mismo, aparecen los flash backs, de él tocando el saxo, de el haciendo cualquier cosa diferente a estar en el consultorio tratando un paciente a quién le interese curar realmente. Esos flash backs son la representación de la abstracción y el desinterés de un hombre por su profesión.

Hombre mirando al sudeste, se desarrolla entre los interiores insípidos de un hospital en decadencia, que connota frivolidad y sentimientos similares a la desdicha y repulsión. Y los exteriores del mismo hospital, donde se ve la interacción de los pacientes con un espacio abierto que representa la cárcel y la castración a su libertad como seres e individuos. También en este caso el aspecto de los exteriores no es muy diferente, proyecta la imagen de un reclusorio, parece un centro donde se encierra no solo al cuerpo sino al espíritu, suceso que se verá reiteradamente en el discurso de Ramtez.

La banda sonora de la película es realizada por Pedro Aznar, esta música enfatiza momentos de misticismo en la llegada del personaje, acompañado de canciones gregorianas en otros momentos, que termina por continuar haciendo énfasis con la historia del Cristo mesías.

Hay dos planos panorámicos de gran envergadura en el significado de la historia, luego de que Ramtés llega al hospital y se sitúa en el centro del hospital psiquiátrico en posición sudeste, esta imagen panorámica del hospital y este hombre mirando hacia un punto inescrutable que el doctor definiría, “Se pasaba horas inmóvil sin pestañear, totalmente aislado, metido en algún lugar que yo empezaba a sospechar estaba demasiado lejos, pero no lejos hacía afuera como el decía, sino hacía adentro” Hombre mirando al Sudeste.

En esta imagen panorámica de gran poética vemos la introducción de un elemento fantástico del personaje que acaba de llegar a un hospital psiquiátrico, así es su llegada, y el final no es muy diferente, los pacientes del hospital se ubican en la misma posición de Ramtez, mirando para el sudeste en otro espectacular plano panorámico, donde vemos todos los enfermos conectados con el pensamiento del mesías que acaba de morir. Ellos lo esperan, esperan su resurrección, ese es el final de esa secuencia.

Esta película es una reflexión interesante sobre la condición del hombre encerrado en la cárcel de la realidad y de los convencionalismos sociales, el doctor es una representación de ese sujeto, un poco cargado con la miseria y la desgracia, la resignación y el deber ser de un compromiso que se escapa más allá de sus propios límites. Mas allá de los límites de la realidad y la colectividad esta la locura, entonces vemos la polaridad de estos dos personajes que representan dos discursos en juego, uno delimita al otro, el deber ser y el ser, la castración (psiquiatra) y la libertad (la locura). Sobra decir que el guion es un texto ambiguo de comprender, que no basta con una primera lectura, es en tanto igualmente poético y también complejo, este texto se construye atreves de la dialéctica similar que ocurre con Sócrates y muchos de sus adeptos, también la que se sucede con Cristo y sus discípulos. Es una conversación que parte de preguntas y respuestas, en este caso, nace de las preguntas hechas por el doctor Denis y las inteligentes respuestas de Ramtez. Que connotan un profundo análisis y de inteligencia majestuosa en la construcción de un dialogo brillante y perspicaz, que utiliza de vez en cuando la ironía y el sarcasmo.

Fuente: http://cinemacortedeluna.blogspot.com/2010/03/hombre-mirando-al-sudeste-eliseo.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s