Artículo: “La angustia y la provocación de Lars Von Trier”

Director de cine danés, nacido en Copenhague, el 30 de abril de 1956.

Es uno de los co – creadores del movimiento Dogma 95 (junto con Thomas Vinterberg), el cual se caracteriza por apartarse de los efectos especiales y emplear un uso técnico mínimo, como un llamado al regreso de historias creíbles a la industria cinematográfica. Por esta razón, las películas son rodadas con la cámara al hombro, sólo en pocas ocasiones se emplea la cámara fija. Además, se utiliza la iluminación natural y el tipo de edición es imprevisto con algunas escenas y tomas cortadas en el medio del diálogo de los personajes que no encajan con los tiempos, dándoles un aspecto documental o informal para crear un mayor realismo (sobre todo en momentos críticos de las películas)

Lars von Trier inicia su filmografía con la primera parte de su trilogía inicial, titulada “Europa”. El primer film, estrenado en 1984, “El elemento del crimen” (The element of crime), se continúa con “Epidemic” en 1987. Este último relata la historia de un director, interpretado por él mismo, que trata de reunir dinero para hacer una película dentro de una película acerca de un virus que diezmaba a Alemania. La trilogía culmina en 1991 con la película “Europa“, una comedia negra ubicada en la posguerra de la Segunda Guerra Mundial en Alemania. Europa consiguió llamar la atención de sus espectadores con el uso de superposiciones, proyección trasera, y cambios dramáticos entre escenas en blanco y negro y color. Retitulada, “Zentropa” para la versión estadounidense, con “Europa”, von Trier logró el reconocimiento cinematográfico.

No obstante, su consagración como uno de los directores europeos de mayor auge mundial se produjo en 1996 con el film “Rompiendo las olas” (Breaking the Waves), película en la cual una impecable Emily Watson desempeña el rol de una mujer sometida al sacrificio y al martirio sexual por amor a su esposo.  Breaking the waves está segmentada en capítulos coloreados realizados por el pintor Pers Kirkeby.

“Rompiendo las olas” forma parte de una trilogía de films titulada “Los Corazones de Oro”. A esta película le suceden “Los idiotas” (The idiots) en 1998, su propio trabajo del Dogma, rodada en video digital, y “Bailarina en la oscuridad” (Dancer in the dark), en el año 2000, protagonizada por la cantante islandesa Björk y la actriz francesa Catherine Deneuve. Björk desempeña el rol de Selma, una inmigrante checa que se estaba quedando ciega y ahorraba dinero para operar a su hijo y evitar que tenga su misma enfermedad.

Con “Bailarina en la oscuridad”, von Trier inició una nueva trilogía sobre la vida en la sociedad estadounidense. La primera de las películas que la conforma es “Dogville“, del año 2003, cuya particularidad reside en haber sido filmada íntegramente en el interior de un hangar cerrado, sin escenografía y sólo con marcas en el suelo para indicar puertas y paredes. En “Dogville”, su protagonista, Grace, encarnada por Nicole Kidman, es una mujer que escapa de un pasado misterioso, refugiándose en un pueblo conformado por vecinos que, en apariencia, la reciben y protegen.

La segunda parte de la trilogía U.S.A es “Manderlay“, del año 2006. En ella, Grace, ahora interpretada por la actriz Bryce Dallas Howard, llega hasta una plantación explotada por esclavos, volviendo a hacer hincapié en la vida de unos personajes que sufren y son continuamente humillados por una sociedad individualista impulsada por el egoísmo, el poder, y los intereses personales.

El cine de von Trier es un cine angustiante, por momentos insoportable, tanto para el espectador como para los protagonistas de sus historias. A través de su dramatismo despliega una visión crítica del mundo y pone en movimiento a un universo de por sí monocromático y desesperanzador. El estilo de filmación, con varios movimientos de cámara, responde a los postulados de Dogma 95, al igual que la ambientación, la iluminación y el sonido, entre otros. Su estilo de relatar es crudo, las situaciones que atraviesan los personajes son crueles, muchas veces impactantes para el espectador. La particularidad de su filmografía reside en que se presenta agrupada en trilogías, que representan temas puntuales.

El mundo de von Trier se presenta sin velo, sin simbólico que recubra lo real expuesto descarnadamente: la muerte, la sexualidad, el abuso, el odio, la venganza, son temas recurrentes en sus películas. Su último film “Anticristo” (Antichrist), constituye una obra amada y odiada por la crítica, casi en proporciones iguales. Protagonizada por Willem Dafoe y Charlotte Gainsbourg, en ella von Trier aborda el problema de lo femenino, con escenas sexuales y violentas explícitas y, por momentos, insoportables para el espectador, pero sostenidas en un guión sólido, con un abordaje sumamente complejo.

“El director es un mago y está bien cuando hace trucos, pero cuando cambia la Torre Eiffel de lugar no tiene gracia. En el cine de hoy, todo es muy fácil, como irreal y perfecto. Basta un simple ordenador y puedes hacer cine. ¿Quieres montañas?, pues presionas un botón. Es una manipulación que me produce repulsión”.

Lars von Trier

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s