Entrevista “Más allá de la superficie de las cosas”

Acompañado por sus actores Timothy Spall, Dorothy Atkinson y Marion Bailey, y por su director de fotografía, Dick Pope, Mike Leigh analizó con la prensa internacional del 67º Festival de Cannes su espléndida Mr. Turner.

 

¿Qué le llevó a hacer una película sobre William Turner?

Mike Leigh: Se trata, naturalmente, de un gran artista, uno de los mejores pintores de todos los tiempos pero también uno de los más radicales y revolucionarios. Me pareció que se podía hacer una película fascinante sobre él. Hay tensión entre el Turner mortal y su inspiración, su trabajo épico y espiritual, su manera de captar el mundo, y todos sentimos, durante la preparación de la película, la inspiración que desprenden sus cuadros.

¿Ha trabajado, como ya es costumbre, sin guion y haciendo muchas repeticiones e improvisaciones o el tratamiento de una figura histórica y la reconstrucción de una época concreta le han obligado a cambiar de forma de trabajar?

Esta película no es distinta en lo que tiene que ver con los preparativos. Acuérdese deTopsy-Turvy (1999) y del teatro victoriano. Mr. Turner tiene un punto en común con esta cinta: había que presentar a los personajes recreando la atmósfera de aquella época pero con libertad, de manera que no fuera un documental. Investigamos, sí, pero luego está lo que ocurre ante la cámara. Tenemos que crear un personaje de carne y hueso en el momento del rodaje. ¡Y sin guion, como siempre!

 

Mr. Turner es la película de un artista sobre un artista. ¿Se siente cercano al pintor? ¿Cómo definiría usted la espiritualidad del film, presente a través de la enfermedad y la muerte?

Ya me han preguntado en varias ocasiones si esta cinta era una especie de autobiografía. No, no lo es, pero cuando uno hace una película sobre alguien, hay que acercarse a él, necesariamente. Además, cuando se trata de un artista, se entiende, naturalmente, el territorio del film. En cuanto a definir la espiritualidad, es complicado. Yo diría que un pintor pinta lo que ve: si está sobre un acantilado, pinta el cielo y el mar. Muchas personas lo hace, incluidos los que van con las cámaras fotográficas. Sin embargo, cuando Turner pinta, ve más allá del mar y del cielo y nos muestra en su cuadro la experiencia que vive y que sobrepasa la superficie de las cosas. Eso también tiene que ver con la vida y la muerte.

 

El asunto de la película es tanto la expresión artística como la expresión emocional del personaje. ¿Cómo equilibró ambos aspectos?

En todas mis películas me preocupo por esa tensión, que todos conocemos, entre lo que somos y lo que queremos ser, entre la realidad y sus sueños. Es esta tensión, esta especie de yin y yang, el tema de la película.

 

¿La luz de la película se inspira en cuadros concretos del propio Turner?

Los temas que investigamos, por muy superficiales o profundos que sean, terminan impregnando la psique. Lo absorbimos todo y tomamos las decisiones de manera inconsciente, sin pensar en este o aquel cuadro en particular.

 

¿Considera usted que esta obra es muy distinta a otras que ha dirigido anteriormente?

Cuando uno piensa en el conjunto de mis trabajos, hay cierta coherencia, un estilo y una preocupación comunes. Lo que me gusta es hacer pruebas con cada película distinta sin salirme del género de siempre.

Fuente: http://cineuropa.org/ff.aspx?t=ffocusinterview&l=es&tid=2682&did=257357

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s