Entrevista con el director Im Kwon-Taek

Ebrio de mujeres y pintura

Tras haber trabajado junto al director Im Kwon taek en una serie de películas desde lo que se llamó edad dorada del cine coreano, el cinematógrafo Jung Il-sung ha cautivado a la audiencia tanto en su país como fuera con sus imágenes.

Ha ganado innumerables premios por su gran talento y su visión única de la cinematografía. Una visión que realmente hace más atractivo el mundo del pintor Jang Seung-up. Durante varias semanas Jung Il-sung viajo por Corea en primavera para capturar las más bellas imágenes que los coreanos han visto en una pantalla.

Para recrear las calles de Seúl de finales del XIX, se construyó el mayor set de exteriores jamás construido en Corea en el Seoul Cinema Complex. Recreando tambièn un gran paisaje de montaña y con un gran presupuesto, el set se construyó en tres meses, antes de que empezara el rodaje. Jongro Street, que actualmente representa el corazón del Seúl metropolitano se reencarnó en una calle llena de viejas tiendas, bares, abarrotada de mercaderes, nobles, gentes de clase media y en general de todos los extractos sociales existentes en tiempos de la dinastía Joseon. También hay casas de aristócratas, nobles de clase media, Gisaeng (salones donde mujeres entretenían a los aristócratas) y casas de campesinos. Todo el vestuario, los personajes, etc… se han cuidado al máximo para que reflejen tan fielmente el tiempo de la última gran dinastía coreana como si estuviésemos allí.

Renombrados artistas y estudiosos, todos expertos en la pintura de la dinastía Joseon fueron contratados para reproducir obras de Jang Seung-up. Además el gobierno autorizó a los productores a usar auténticas pinturas de Jang Seung-up. En “Ebrio de…” se pueden ver las obras más conocidas del pintor y otras obras del periodo que impactan al espectador. El actor Choi Min-shik fue instruido intensamente en la exquisita técnica y en los gestos característicos del pintor.

Entrevista con el director Im Kwon-Taek

P: Si “Chunhyang” fue un intento de hacernos ver una canción, es “Ebrio de…” un intento de hacer que los cuadros se muevan y tomen vida?, es como si fuera usted un maestro del cine experimental.

R: No estoy seguro de poder decir tanto como que es experimental, pero, ¿ no son los cuadros una forma de inmovilidad?, Pienso que si simplemente intentas mostrar un cuadro en una película sin mas, fallarás. No es que intente captar la inmovilidad del cuadro solamente, sino que quiero subrayar la razón por la que muestro ese cuadro.

Toda mi energía está puesta en como un cuadro, algo inmóvil, se puede mover en una película.

P: Me parece que el guión se desarrolló de manera que se centrara en diferentes episodios más que en una historia global. A veces me dio la impresión de que algunas partes quedaban algo “sueltas” y que se podían mejorar, pero al mismo tiempo también se podía ver como parte de la estética del film.

R: El problema es que hay pocos relatos sobre la vida de JANG Seung-up. El hecho de que le gustara la bebida y las mujeres era lo único realmente conocido. Sin embargo para mostrarle debimos añadir elementos dramáticos aunque algunos fueran ficticios para construir la historia. Así que tuve que imaginarme como el artista podía haber vivido en aquellos tiempos difíciles. Tuve que pensar como dar fuerza a su vida diaria, como mostrar a una persona que luchó y luchó todo el tiempo para conseguir sus objetivos. Quiero que de todas mis películas esta sea la más poderosa.

P: Después de tu película “Mandala” considerando como has tratado los paisajes en tus trabajos, has “pintado” un nuevo tipo de film en el cine coreano. Sobretodo, has creado una nueva forma de capturar el paisaje coreano. En otras palabras a través de esta película has capturado fantásticas imágenes considerando que gran parte de estos paisajes fueron destruidos después de la modernización del país. De hecho creo que “Ebrio de…” establece una nueva interpretación del paisaje coreano.

R: Mi interés aquí es mostrar como la naturaleza cambia a medida que avanzamos por nustra adolescencia, edad adulta y vejez. Con esto en mente, el film se centra en como el pintor se fija en esta naturaleza cambiante y como la hace parte de su propia naturaleza al desarrollarse como artista. Sus pinturas realistas son también un concepto. Al mismo tiempo que miramos una montaña y sentimos algo, quiero mostrar como la naturaleza cambia y forma parte de nosotros. Para JANG, esta naturaleza se hace parte de él y lo conceptualiza como pintor. Para esta película el artista KIM Sun-doo creó imitaciones de cuadros de Seung-up y yo le observé mientras lo hacía. Me di cuenta de que los paisajes de JANG no eran meras imitaciones de cuadros de paisajes chinos sino que eran sus esfuerzos por maximizar los aspectos buenos de nuestra naturaleza.

P: JANG Seung-up es conocido como una rareza. Rechazó las órdenes del rey y vivió como su naturaleza le dictaba. Sin embargo, estas historias son la impresión de generaciones posteriores. Cuando investigabas sobre su vida, cual fue el hecho más importante y que te costó más entender?

R: La parte que más me cuesta aceptar es el hecho de que necesitara estar completamente borracho para poder pintar, esa habilidad que tenía es difícil de concebir estando en ese estado.

P: ¿Hay algo de autobiográfico en esta película?

R: Bueno, no creo que se pueda hablar de autobiografía, JANG Seung-up era huérfano y recorrió el mundo para encontrase a si mismo más tarde en el mundo de un pintor en el que creó su propio mundo. Pienso que el hecho de que yo llegara al mundo del cine y me encontrara a mi mismo a través de mi trabajo puede tener similitudes con la vida de Seung-up. Puede que fuera también la razón de que encontrara la fuerza para hacer esta película.

P: ¿Qué les puedes decir a los nuevos directores?

R: Bueno, todos están haciendo buenos trabajos así que…(risas). Si comprenden el desarrollo psicológico de sus personajes, entonces deben seguir hasta el final y olvidarse del resto. Tienes que hacer que la película sea fácil de ver para el espectador, debería ser siempre desde ángulos de la vida diaria que todos conocemos. Así que el director y el cinematógrafo deberían colaborar siempre y discutir siempre como conseguir las composiciones necesarias para conseguirlo. Una composición que solo sea bonita no tiene ningún significado. No hay que olvidar que la mejor manera de hacer una película es hablando con la gente.

Fuente: http://www.thecult.es/Critica-de-cine/ebrio-de-mujeres-y-de-pintura-im-kwon-taek-2002.html  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s