“’ONE DAY’: UN ROMANCE POR ENTREGAS. ENTREVISTA A LONE SCHERFIG”

 

Espero que me entienda cuando digo que es una persona muy escandinava, en el sentido de que tiene una vida emocional muy profunda y rica, y es capaz de entender muy bien los sentimientos humanos. Así describe Anne Hathaway a la directora danesa Lone Scherfig(Italiano para principiantes), quien, tras la muy inglesa An Education (2009), sube la apuesta con la adaptación de una novela muy admirada en Gran Bretaña.

¿Es un reto trabajar con un libro como este?
Sí, porque se identifican mucho con él. Es muy difícil hacerlo bien, porque todo el mundo tiene su opinión sobre cómo debe ser la película. Pero creo que lo mejor para hacerle justicia al libro es hacer la mejor película posible con lo que tienes.

Esta es su segunda película británica. ¿Se siente como una hija adoptiva del país?
Será más difícil que esta película guste en Gran Bretaña que en cualquier otro sitio, ya que está basada en un material muy británico. ¡Y he elegido a una norteamericana para el papel protagonista! La misma preocupación tuve con An Education, porque Peter Sarsgaard también era americano. Pero entonces la acogida fue muy buena. El diario de Bridget Jones (Sharon Maguire, 2001) también tuvo como protagonista a una actriz americana, pero Renée Zellweger logró que la película ingresara en Gran Bretaña 22 millones de euros. Supongo que en realidad no es tan importante.

Emma Morley, el personaje de Hathaway, es profundamente británico, pero ella es una actriz americana. ¿Por qué la eligió?
No se puede conseguir a nadie que sea la fotocopia exacta de Emma Morley, pero lo que sí puedes tener es la calidez y la personalidad de Anne, y dejar que impregnen el carácter de la película. Me gusta mucho la interpretación que Anne hace. Tiene algo de Liz Taylor o Judy Garland: no es un icono por su belleza o su condición de diosa, sino por su calidez, profundidad y humanidad. No es como las rubias de Hitchcock, ella es real.

Nos encontramos a los personajes una vez al año a lo largo de 20 años. ¿Cómo controló todos estos periodos de tiempo?
El mayor reto fue que los cambios de época pasaran desapercibidos. Tenían que estar, pero sin eclipsar la emoción. Hay tantos periodos de tiempo distintos que era fácil que entorpecieran la narración. Es como asistir a una cena donde se sirven 23 platos. Si los cambios no se suceden con fluidez, uno acaba pensando: ¡Necesito salir a fumarme un cigarrillo!

El rodaje ha tenido lugar en Londres, Edimburgo y Francia… Debe ser una gozada viajar junto a un proyecto…
Absolutamente! Tengo que volver a Escocia, un país que amo, y a París… Pero he hecho tanta televisión mala que sé que la química de la película guarda relación con el material, no con sus localizaciones. Los mejores días de rodaje no eran necesariamente aquellos en que trabajábamos cerca de la Torre Eiffel, sino que podían ser perfectamente los que rodábamos en una pequeña cocina.

¿Le tiene un cariño especial a Gran Bretaña?
Creo que es un país fantástico. El comportamiento de la gente en el set de rodaje, la ética del trabajo, la calidad de los actores, el día a día… ¡Me hace mucha ilusión trabajar allí! Hay muchísima gente con la que es un auténtico privilegio rodar. Y, además, me encanta la lluvia.

¿Tiene nuevos proyectos británicos en el horizonte?
Bueno, tengo un proyecto con la BBC para la adaptación de una novela de Rose Tremain titulada Musica y silencio (ed. Quinteto). ¡Pero se rueda en Copenhague! (risas).

Fuente: http://www.fotogramas.es/Peliculas/One-Day-Siempre-el-mismo-dia/Entrevista-a-Lone-Scherfig

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s