Entrevista a Benito Zambrano

Por: Alejandra Yáñez Velasco

Cinco años después de arrasar con premios y méritos por su ópera prima’, ‘Solas’, Benito Zambrano trae de Cuba su segundo trabajo cinematográfico, ‘Habana Blues’. Espera mucho de ella y se le nota cierto vértigo cuando habla del filme.

Es inevitable: seguramente es consciente de que hay mucho público ansioso por ver lo que ha hecho. La cinta no está muy relacionada con la primera, después de todo, como él dice, “no puedo estar toda la vida haciendo ‘Solas'”.

PREGUNTA.- La pregunta que nadie le ha hecho: ¿por qué ha tardado tanto en volver?

RESPUESTA.- Lo que me ocurrió, después de ‘Solas,’ y no sé si eso le ocurre a todo el mundo, fue que pasé del más absoluto anonimato, con una película de director desconocido y que no se preveía que fuera lo que fue, a una situación que me superaba. Me quedé desconcentrado. En aquel momento tenía un preguión de ‘Habana Blues’, pero no me sentía ni con ganas ni con valor para llevarlo a cabo y decidí aceptar el encargo de ‘Padre Coraje’. Una vez superado aquel bache, ya podía hacer mi segundo trabajo para el cine y retomamos el proyecto.

P.- ¿Y de dónde surge la idea?

R.- De manera inesperada. Escuchando un concierto de cantautor cubano Gerardo Alfonso, que es negro, me dije: “¡Ostras! ya está. Quiero contar la historia de un joven músico cubano y negro.” Corría 1994 y era una idea puramente creativa. En un plano más general, surge de mi deseo de hacer un filme en Cuba desde el mismo día en que pisé la isla.

P.- Entonces, ¿trata de la vida de este músico?

R.- Ni lo conozco. Estaba en su concierto escuchándolo y se me ocurrió. Me podía haber pasado ahí, fregando los platos o en un bar tomando algo. Casi siempre, las ideas vienen de una manera sorpresiva. ‘Solas’ se me ocurrió medio durmiendo en la cama.

P.- Háblenos de cómo fue rodar en Cuba…

R.- Complicado. Si los cubanos quieren que vayamos a rodar allí, creo que tienen que cambiar su manera de trabajar, la estructura de producción, la consolidación de equipos y la preparación. Lo definiría como: “¿Quieres venir a rodar? Vale ven y ya veremos qué hacemos, todo se resolverá” y, al final, no es así. Se pasa muy mal y se invierte el triple de dinero. Eso no quiere decir que no haya gente que se lo haya tomado en serio, trabajando por la película, a muerte, y dándolo todo. A ellos les estoy muy agradecido.

P.- Con ese panorama, ¿cuál es la clave para que este trabajo saliera adelante?

R.- Lo más importe es siempre el guión, la historia. Eso y los actores. Tiene que estar todo clarito, como cuando se hace una casa: el guión es el plano del arquitecto que debe estar perfectamente medido para que la casa no se caiga. Todo lo demás se hace en función de que la historia surja con la fuerza que mana del guión y de los actores.

P.- El espectador no encuentra aquí ni son ni salsa. ¿Por qué eligió música ‘underground’?

R.- Primero, yo no quería meterme en los tópicos de lo que es la música en Cuba. Me gusta, pero no, no era algo que me interesara. A través de estos dos jóvenes músicos marginales quería entrar en un mundo que me resultaba más interesante. La verdad es que el de los salseros es distinto al de los rockeros o de la gente que hace música ‘underground’, que era la que a mí me interesaba, que está más al margen de lo que es la revolución. Y quería contar eso, como se vive en Cuba desde esa perspectiva. Era una llave para entrar en unas profundidades diferentes.

P.- ¿Es esta película un reflejo de la isla?

R.- Creo que bastante. Aunque imagino que son los cubanos los que tienen que decir algo, los que están allí y los que están en Miami. Hasta ahora los que la han visto no me han dicho que ésa no es su Cuba. De hecho, se han emocionado, han visto reflejado un país que no creo que sea una mentira.

P.- ¿Qué es lo que quiere para Cuba, lo que se ve en el filme u otras cosas?

R.- Obviamente, yo quiero lo mejor. No quiero que pierda su alegría, no quiero que jamás pierda su ternura, su color, su energía, sus ritmos… Pero que funcione, que haya mayor libertad, que no tenga que estar la gente prostituyéndose para conseguir algo. Quiero para Cuba y Latinoamérica que vivan lo mejor posible. La desgracia de los gobernantes en América Latina es que se convierten en chorizos, ladrones o dictadores.

P.- ¿Ha hecho ‘Habana Blues’ para competir con Hollywood?

R.- El cine español o el ‘no Hollywood’ no tiene que competir con ellos, somos para otro público. El cine que hacemos nosotros o, mejor dicho, el que yo pretendo hacer, no quiero que tenga nada que ver con el de Hollywood. Sin embargo, estoy seguro de que hay gente que va a ver ‘Habana’ ‘Blues’ y va a ver esas otras películas. Debemos hacer un cine nuestro, con buenas historias y personajes, películas que el espectador acuda a la sala y no tenga la sensación de que ha perdido el tiempo.

P.- Finalmente, ¿qué puede esperar un espectador de ‘Habana Blues’?

R.- Yo quisiera que cuando vaya a verla se olvide de ‘Solas’ y de Benito Zambrano, que vaya abierto, sin ningún tipo de prejuicios, ni con Cuba ni conmigo ni con nada. Si al final no le gusta, que no la recomiende. Si no le ha interesado, lo sentiré mucho; porque una de las cosas que a mí más me dolería, como el contador de historias que me considero, es que la gente se aburra, que la gente cuando salga del cine diga: “Vaya dos horas de mi vida he perdido”. Yo creo que van a ver una ‘peli’ muy fresca, muy dinámica, rica en color y estilo y con personajes muy atractivos, que trasciende del hecho puramente cubano. ‘Solas’ ya está hecha y no voy a estar haciendo ‘Solas’ toda mi vida. No quiero que las comparen.

La otra Cuba

Corina Román. 16 de marzo de 2005.

Con Cuba pasa un poco como con el Vietnam, la imagen deglutida que llega del cine y del periodismo ha hecho que más de uno piense que es un país lleno de prostitutas y poco más. Se ha hablado tanto del turismo sexual de la isla, de las jineteras y del cubano que complace a famosos, que alguno termina pensando que si va allí eso es lo único que encontrará.

Para el que no ha ido y no tiene elementos de juicio, al menos, se debe tener en cuenta que la realidad nunca fue una. Consideraciones políticas y sociales aparte, en ‘Habana Blues’ Zambrano trata de mostrar una historia muy humana y, sobre todo, a la Cuba que él conoce.

Dos músicos, Ruy y Tito, fuera de la onda musical típica -son y salsa a tutiplén-, llenos de rock y rodeados de colegas que se abren a todos los estilos -bossanova, death metal, hip hop o reagge-, sueñan con convertirse en estrellas de la canción.

Sin embargo, en una tierra donde no hay infraestructuras de producción -y menos para sonidos poco ortodoxos -, del que no se puede salir sin autorización y donde sobrevivir cada día es una lucha, el tema no se les presenta fácil. El azar quiere que conozcan a unos productores españoles que puede que les abran esas puertas que siempre pensaron que estarían cerradas para ellos. Un golpe de suerte.

El camino de la fama les llevará a tomar decisiones sobre su vida, qué quieren ser, qué pueden ser y a qué están dispuestos a renunciar por ello. Ruy y Tito son la cara y la cruz de lo que uno espera y lo que está dispuesto a sacrificar por ello y sus vivencias están bañadas de la mejor música alejada del circuito convencional de la isla.

En esa selección musical, que han supervisado los productores José Luis Garrido, Juan Antonio Leyva Ordóñez y Jorge Martín Romero, han entrado intérpretes de lo más variado: Wena Onda, Boudet, Cubanos en la red, Pablo Milanés y Los Van Van, Kelvis Ochoa, Equis Alfonso, Escape, Porno para Ricardo, Free Hole Negro, Cuba Libre y claro, Habana Blues.

Fuente: http://www.cubanet.org/htdocs/CNews/y05/mar05/17o12.htm

Anuncios

Un pensamiento en “Entrevista a Benito Zambrano”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s